Nueva modalidad de estafa de inquilinos para no pagar arriendos

0

Para agravar drama de propietarios, PJ ampara esta modalidad delictiva

VÍCTOR ALVARADO

Los propietarios de viviendas en Lima enfrentan una nueva modalidad de estafa de una extendida masa de inquilinos para  no pagar arriendos y luego usurpar los inmuebles, por la cual uno de la pareja contrata el arriendo y el otro queda a cargo de la casa, y luego cuando viene el juicio de desahucio, la que quedó en la casa rechaza la demanda porque no es el arrendatario e incluso obtiene la nulidad judicial una  y otra vez.

Este es el drama de María Salazar Montalvo viuda de Nué, quién arrendó su casa de la calle Los Tamarindo H-61, Urb. Las Capullanas, Surco, a Flavio Giorgio Sangiacomo Basile en setiembre del 2016, hace exactamente 2 años y 6 meses, ,lapso en el que solo pagó un mes y luego aparentemente se desapareció y dejó a su conviviente, Carolina Miriam Chávez Arana, a cargo del inmueble.

La propietaria entabló oportunamente contra la ocupante una acción judicial de restitución de su vivienda ante el VIII Juzgado de Paz de Surco, obteniendo un fallo judicial que ordenó el desalojo. Pero, ante un pedido de apelación de la ocupante, la juez especializada en lo Civil de Lima, Russy Elda Arizábal Calderón, amparó la apelación y dispuso la nulidad del juicio.

Coartada judicial

La jueza Arizábal anuló el juicio porque no se había notificado al que firmó el contrato de alquiler, Flavio Sangiacomo, cuando en el proceso estaba claro que este había “desparecido” deliberadamente y su conviviente aludía que ahora vive en los EE.UU.

Lo que llama la atención en el fallo es que la jueza omitió la prueba de la demanda, la omisión de pago del arriendo por más de 2 años y el argumento principista de que la notificación al firmante del contrato es en la vivienda que alquiló como domicilio para él, su conviviente e hijos.

Para que se entienda que estamos ante una extendida modalidad de estafa, la pareja de inquilinos ya no vive en el inmueble y lo ha subarrendado por piezas a personas extrañas con la finalidad de usufructuar de una propiedad que no es suya.