Colaborador eficaz hunde a Kuczynski

0

Denuncian que constructoras habrían pagado US$ 17 millones a hermano de exministro humalista

Carlos Flores

El colaborador eficaz, sindicado con el número 14-2018, garantizó la entrega de información sobre los “aportes del ‘club de la construcción” a la campaña política de Pedro Pablo Kuczynski en el 2016.

Sobre esta información bomba, el congresista Gilbert Violeta, congresista de PpK, se mostró a favor de que se investigue esta denuncia.

“Es más, yo exijo que se identifique con nombre y apellido a quien se le habría dado ese supuesto aporte, para que esa persona explique qué hizo con ese supuesto recurso […], debo precisar que yo fui jefe de campaña solo hasta enero del 2016, en los meses en los que el partido no tenía ni un centavo. Luego me sucedió el ahora presidente Vizcarra, pero ni a él ni a mí nos competía la recaudación o el manejo de los recursos financieros”, dijo.

También a Humala

Este testimonio explosivo forma parte de los dos nuevos colaboradores eficaces del equipo especial del caso Lava Jato, quienes han declarado que el ahora ex ministro de Transportes y Comunicaciones (MTC) Carlos Paredes habría permitido –a cambio de sobornos– que el llamado ‘club de la construcción’ operara al inicio del gobierno de Ollanta Humala (2011-2016).

Según la fiscalía, el presunto ‘club’ está conformado por empresas constructoras que se repartían licitaciones en Provías del MTC por medio de coimas, las cuales habrían ascendido a 17 millones de dólares.

De acuerdo a los testimonios, el intermediario para llegar hasta Carlos Paredes –el primer titular del MTC del gobierno de Humala– fue su hermano José Guillermo Paredes, compañero de promoción de Humala en el Ejército Peruano.

Los testimonios fueron presentados ante el Primer Juzgado de Investigación Preparatoria Especializado en Delitos de Corrupción entre octubre y diciembre del año pasado.

Códigos

En el juzgado se aceptó asignar a ambos personajes los códigos 9-2018 y 14-2018, además de darles protección policial luego de que recibieran amenazas de muerte. Las declaraciones coinciden en que el ‘club’ habría operado incluso desde antes del gobierno de Humala.

Según el colaborador 14-2018, el entonces ministro Carlos Paredes, “ostentando dicho cargo, coadyuvó a las actividades de la organización delictiva el ‘club’ a cambio de sumas de dinero considerables que eran entregadas a su hermano José Guillermo Paredes Rodríguez”.

Las coimas por las licitaciones ganadas en ilegal concertación “ingresaban al mercado financiero a través de contraprestaciones ficticias [servicios inexistentes] a favor de las empresas Lual Constratistas Generales, PyP Proyectos y Contratistas Generales y RAL Contratistas”, entre otras firmas de fachada, según la hipótesis fiscal.

El colaborador 14-2018 indicó: “La mayoría de las empresas integrantes del ‘club’ pagaba los porcentajes acordados en efectivo y de manera directa”.

Por su parte, el colaborador 09-2018 declaró: “La primera entrega de dinero se produjo a fines de octubre del 2011”. Sostuvo además que, tras acordar por teléfono, “[José Paredes] se hospedó en el hotel Blue Star […]. La entrega se produjo en el cuarto donde este se encontraba hospedado en la cantidad de US$200.000”.

Bajo dicha modalidad se produjeron cerca de veinte entregas de dinero en un total aproximado de 17 millones de dólares, producto de los pagos que hicieron los empresarios”.