Próximos a los 30 años de la primera Fertilización In Vitro en el Perú

0
1016

 

En julio de este año se celebró el cumpleaños de Louise Brown, la primera ‘bebé probeta’, que marca a su vez el 40 aniversario de la fertilización in vitro en el mundo y que ha permitido el nacimiento de más de ocho millones de niños desde 1978, según la Sociedad Europea de Reproducción y Embriología y aquí en Perú este 2019 celebraremos el cumpleaños número 30 de Victoria la primera niña nacida también por este procedimiento. En 1989 un grupo de médicos integrado por Luis Noriega, Guilllermo Llerena y Ladislao Prazak hicieron la primera fecundación in vitro que determinó su nacimiento nueve meses después. El procedimiento se realizó en el Instituto de Ginecología y Reproducción (hoy Clínica Concebir), ubicado en ese entonces en la Clínica Santa Isabel.

Aunque no existe un número exacto, se calcula que 1 de cada 10 personas entre los 20 y 40 años tienen problemas de fertilidad, donde el 40% son atribuidos al factor femenino como por ejemplo el estrés y la postergación de la maternidad hasta pasados los 35 años de edad.

En los últimos años se ha hablado mucho sobre la Reproducción Asistida, sin embargo es muy probable que desconozcas ciertas cosas como por ejemplo que está compuesta por un conjunto de técnicas y tratamientos médicos; todos ellos destinados a favorecer el embarazo en casos de problemas de fertilidad masculinos, femeninos o ambos. No obstante, esta disciplina médica ha logrado ayudar también a mujeres que afrontan la maternidad de manera individual, sin pareja o parejas de mujeres que desean ver cumplido su sueño de ser madres y formar una familia.

Si bien existen diferentes tratamientos como la Inseminación Artificial, la Ovodonación y la Fecundación In Vitro (FIV), en esta ocasión nos enfocaremos y conoceremos un poco más sobre éste último:

La Fecundación In Vitro

Es el procedimiento a través del cual se logra unir al óvulo con el espermatozoide en el laboratorio. La FIV inicia con la estimulación de los ovarios y extracción de los ovocitos cuando están maduros. El ovocito se insemina con el espermatozoide en el laboratorio y los embriones son transferidos a una incubadora, donde se observa su evolución durante 5 días.    

Generalmente los embriones se transfieren al útero cuando se encuentran en la etapa de blastocisto (día 5), esto es cuando el embrión ya cuenta con dos partes bien diferenciadas: la interior, llamada masa celular interna, que dará lugar al feto y la exterior, llamada trofoblasto, que se convertirá en la placenta.

La transferencia es el último procedimiento dentro de la FIV, la paciente regresa a la clínica para la realización de la transferencia donde un predeterminado número de embriones son cargados en un catéter de transferencia fina que ingresa a la vagina por el cuello uterino y esperará con optimismo los primeros síntomas del embarazo.