El Congreso: ‘Combate’ o ‘Esto es guerra’

0
1568

Por: Phillip Butters

Una de las cosas que más se le criticaba o critica a los programas ‘Combate’ y ‘Esto es guerra’ es que si bien los chicos y chicas reality son muy guapos, ágiles y de lindos cuerpos, son muy poco cultos e inteligentes.

En más de una ocasión ellos hacían concursos de cultura general, sumas y restas, o de frases célebres y normalmente salían por la ‘pata de los caballos’. La siempre malvada Magaly Medina los trataba de borricos, de ‘bustos parlantes’ o de simple y llanamente ‘calabacitas’.

Resulta que el Congreso no está muy lejano a lo que pasa en los sets de ATV o de América Televisión, y lo único que falta es que lleven a Renzo Schuller, Gianpiero Díaz, Maria Pía Copello o al siempre divertido Mathías Brivio.

La verdad es que cada día dan más risa o más pena. Ahora resulta que el general Donayre no puede ser sacado del Congreso porque supuestamente no tiene una sentencia firme.

A mí en lo particular Donayre me cae muy bien y tengo muchas afinidades ideológicas con él.

Inclusive, no creo que haya sido capaz de robar gasolina, pero al margen de mis simpatías o creencias, hay una sentencia clarísima que dice que tiene que ir preso cinco años y seis meses y el fujimorismo le da largonas a una situación de hecho que es evidentemente indefendible ante los ojos de la opinión pública.

Ellos no conocen como puede conocer Rosa Bartra al dedillo el tema legal, la coma o el punto. Lo que ve la gente es que ‘otorongo no come otorongo’ y que están blindando al simpático Edwin Donayre, que habla quechua, que ha sido comandante general del Ejército y que tiene muchas simpatías en Ayacucho.

Pero el hecho es que él es del partido Alianza por el Progreso, en el que está el premier Villanueva y el poderoso César Acuña, quien junto al fujimorismo lo están blindando y eso es algo evidente a los ojos del populorum.

Paralelamente, la siempre guapa Maritza García fustiga que el fujimorismo defiende a un sentenciado como Donayre y exige que regrese Kenji, quien va a regresar para poner la bancada de los ‘Avengers’ al servicio del Presidente de la República.

Kenji regresa para deberle otro favor al Presidente de la República. No solamente por su retorno al Congreso, para lo cual tendría los votos de la bancada ‘salaverrista’ que evidentemente es ‘vizcarrista’; sino que para tener otra deuda de “honor”, como la que tuvo con PPK para el indulto a su ‘api’. Nos referimos a una ley bravísima que implicaría que Fujimori, por tener 80 años, tendría que irse a su casa.

Lo que yo sugiero al general Donayre es que rápidamente se ponga a disposición de la justicia ordinaria, y que -penosamente para él y su familia- cumpla con su condena.

En el caso de Fujimori, considero que le pueden poner un aire acondicionado espectacular en Diroes, un cuarto con mejores televisores y un jardín más amplio y se tiene que quedar a cumplir su condena todo el tiempo que le falte porque su indulto fue anulado. Ello si Dios le da cuerpo, vida y salud.

La verdad es que las condiciones carcelarias que tiene son similares a las que disfrutaría en su cómoda casa alquilada de 4 mil dólares mensuales, que sabe Dios quién se la paga, pero sería una vergüenza que llegue Fujimori a hacer esa barbaridad.

Otra gracia del Parlamento es haber aceptado que una junta de notables de la comisión Wagner en 12 días haga un mamotreto, fustigue al Congreso con la famosa Junta Nacional de Justicia en lugar del CNM, supuestamente corrupto.

Lo cierto es que esta Junta Nacional de Justicia se ha aprobado, a tontas y a locas, sobre un dictamen dado por esta “comisión de notables” de mi buen tío Allan Wagner, que en 12 días hizo algo que no tenía ni pies ni cabeza, que ha sido corregido y aumentado por el Congreso, pero que cuenta con todas las criticas del anterior presidente del Poder Judicial, Víctor Prado Saldarriaga, que -como todos saben- de fujimorista no tiene nada.

Prado condenó a Fujimori en tribunal tripartito junto con Hugo Príncipe Trujillo y César San Martin. Este texto también ha sido criticado por el actual presidente del Poder Judicial, el señor Lecaros, un juez que ha tenido bajo su apreciación la condena de muchísimos fujimoristas.

Lo mismo ocurre con Walter Gutiérrez, quien si bien llegó a la Defensoría del Pueblo con voto de los fujimoristas, ha criticado duramente a la Junta Nacional de Justicia. Y además, todos los abogados reconocidos, que son o no litigantes, dicen que llevar a cabo esta Junta Nacional de Justicia, exCNM, va a ser prácticamente imposible.

Inclusive Víctor Prado Saldarriaga dice que se están recomponiendo las fuerzas corruptas en el Poder Judicial.

Todo esto lo ve el pueblo, todo esto es consecuencia de las barbaridades que hace el Congreso en contra de sus propios intereses y del voto popular. La gente detesta a todos los congresistas, la gente detesta sus barbaridades. El gran problema es que los congresistas no son Nicola Porcella ni Gino Assereto, ni al guapísima Micheille Soifer, ni la espectacular ‘Cachaza’, ni tienen los cuerpos esculturales de Guty Carrera o de Rosángela Espinoza.

La situación es bien clara. A las ‘cobras’ o los ‘leones’ de ‘Combate’ o ‘Esto es guerra’ los aman, los toleran y los admiran. El gran drama es que el Congreso no es ‘Combate’ ni ‘Esto es guerra’ y la gente los detesta y cada día tienen menos rating. Ese es el drama que tenemos en ‘Perusalén televisivo’ y en ‘Perusalén congresal’.