Un nuevo líder en política

0
272

Por: Juan Sotomayor

Las recientes elecciones regionales y municipales han lanzado nuevos rostros a la gestión pública y a la política nacional, que ya están dando que hablar de manera positiva. Uno de los nuevos personajes que ha empezado a destacar es el alcalde de la Molina, Álvaro Paz de la Barra, quien además ha sido elegido como presidente de la Asociación de Municipalidades del Perú (AMPE).

En sus primeras declaraciones como representante de todos los alcaldes del país, Paz de la Barra ha dejado en claro su oposición al aumento de sueldo para los burgomaestres, anunciado por el presidente de República, dejando entrever que una medida de esta naturaleza crearía enfrentamientos con la población, en tiempos en que se necesita un mayor acercamiento y dialogo entre los alcaldes y sus vecinos.

Asimismo, ha anunciado su deseo de incorporar la voz de los alcaldes en la agenda política nacional para ser reales agentes del cambio. Para ello ha anunciado que desde la AMPE convocará en los próximos días a todos los alcaldes de provincias para una movilización, en la que pretende tener una audiencia con el Presidente Martín Vizcarra, donde los alcaldes podrán exponerle sus proyectos e inquietudes.

Abogado de profesión, con 35 años de edad, el flamante presidente de la AMPE es hijo del doctor Vladimir Paz de la Barra, quien fuera miembro del Consejo Nacional de la Magistratura y  decano del Colegio de Abogados de Lima, así como de la destacada abogada Fanny Freigeiro.  Hace algunos años adquirió cierta notoriedad al revelarse su relación con la animadora de televisión Sofía Franco, con quien contrajo matrimonio el año pasado.

Elegido con casi el 30% de votos válidos en La Molina, ha anunciado que el desarrollo humano, sostenible y económico serán los ejes de su gestión, procurando hacer del municipio una Escuela de Ciudadanía. Dependerá de los resultados que obtenga al frente de la Municipalidad de La Molina, así como del liderazgo que ejerza desde la Asociación de Municipalidades, su confirmación como nueva figura en el escenario político nacional.

Como a todo joven que se incorpora a la actividad política en el país, le deseamos el mayor de los éxitos, pues siempre es saludable y necesaria la aparición de nuevos líderes que le den aires de renovación a nuestra política.