La invasión a Venezuela, fuga ppkausa y ‘gadejo’

0
Phillip Butters

Por: Phillip Butters

Tanto Donald Trump, presidente de los Estados Unidos y jefe del ejército más grande de la historia de la humanidad, como Iván Duque, presidente de Colombia, han advertido claramente a Maduro que si él bloquea la ayuda humanitaria que debe ingresar a Venezuela este sábado, ellos van a tomar acción para defender a los civiles.

En buen romance: o hay invasión de ayuda humanitaria que va a llegar a Venezuela desde Colombia, comandado por Iván Duque, desde Canadá, desde la comunidad europea o desde Brasil vía Bolsonaro, o lo que se viene es una invasión norteamericana con un conglomerado colombiano, si es que – repito– Maduro la bloquea.

La situación está realmente en alerta roja. Los Estados Unidos han hecho movimiento de tropas y ya tienen un portaaviones frente a la Florida, y lo peor de todo es que los rusos también han hecho maniobras con MIG y que Irán está enviando flota desde Asia a Sudamérica.

La pregunta es hasta dónde la insania de Maduro puede llevar a su país al borde de una guerra continental.

La verdad es que el pronóstico es absolutamente reservado. Lo que parecía una locura hace un mes, parece que puede ser realidad este fin de semana.

Dios quiera que los comandantes de las fuerzas legítimas y democráticas de Venezuela, las Fuerzas Armadas de Venezuela, le pongan el pare a Maduro, que no se le ocurra hacer la barbaridad de impedir que sus hermanos venezolanos que lloran de hambre y desesperación tengan esa ayuda humanitaria.

O permiten que ingrese ayuda humanitaria o que le den ellos mismos un golpe de Estado a Maduro.

Porque tal como ha dicho José Luis Rodríguez, ‘El Puma’: “Maduro puede salir de manera vertical y de una manera medianamente digna, o de manera horizontal, con las patas por delante”.

De otro lado, lamentable que esa fundación Save the children, en esta circunstancia, se ponga a pensar que es una prioridad para los niños el usar una falda o dejar de hacerlo.

Me refiero a esa campañita que quieren hacer para que no les obliguen a las niñas a usar falda. En la actual circunstancia, al sufrir los efectos del Fenómeno del Niño Costero, cuando las chicas de Piura, Trujillo o Tumbes, que tienen que ir a colegios sin agua y con 33 grados de temperatura, realmente te demuestra las ganas de joder que tienen los  caviares.

Y como era lógico, el congresista De Belaunde -que tiene todo el derecho de ir con falda al Congreso junto con el congresista Bruce, si es que se le da la gana- se pliega a esta campaña y por supuesto que al ministro Alfaro, que se nota a leguas que también se muere de ganas de ir con falda al consejo de ministros, no se le ocurre mejor idea que sumarse.

Lo peor de todo, es que lo hace cuando los colegios están destrozados en el Norte y Sur, cuando no se debería iniciar un año escolar con estos niveles calóricos. En medio de esta situación, a estos señores -que son especialistas en mostrar sus ganas de joder- se les ocurre poner sobre el tapete un debate tan absurdo y tonto como este.

Que sepan estos genios que el uniforme único escolar es una salvación para millones de familias que no tienen plata para estar gastando en otro tipo de ropa, que la idea de la señora mocha graña, hace muchísimos años, era darle a la gente que no tenia recursos  un uniforme. Es decir, que vayan todos de la misma manera para que no haya ningún tipo de discriminación en cuanto a la posibilidad económica de vestirse diferente y con un color de fácil manejo como es el plomo y por supuesto con un costo estándar para todos.

Esa es la practicidad del uniforme, de la falda para las niñas. Pero claro, lo que pasa es que tanto ‘techito’ como De Belaunde y el ministro Alfaro se mueren de ganas de usar falda y tienen que hacer todo este lío por el tema de la falda. Reitero, eso se llama ganas de joder.