Dejémonos de discursos

0
Eduardo Farah
Eduardo Farah

EDUARDO FARAH H.

El avance de los países y la mejora de vida de sus habitantes se deben al aumento del PBI de las diferentes áreas que trabajan para el beneficio de todos. En aquellos países, en los que se escucha solamente discursos bonitos y agradables al oído, pero con poco fondo económico, la gente empiezan a desilusionarse y ver que ese camino no lleva a ningún progreso.

Hay mucha gente que quiere repartir lo que no es suyo, como en el tiempo del general Juan Velasco Alvarado, y no hubo mayor fracaso que la reforma agraria, donde regalaron todo a los campesinos, lo cual terminó destrozando la propiedad, comiéndose los ganados y peleándose por lo poco que quedaba para comer.

Tenemos un nuevo Consejo de Ministros, con un nuevo primer ministro que espero sea un hombre pragmático, que deje los discursos de lado y maneje a su Consejo de Ministros como debe ser. Cada uno de ellos debe tener su tarea y cada uno tendrá que informar mensualmente al país lo que ha realizado.

Recuerden lo que pasó con Velasco Alvarado, miren lo que pasa con Venezuela. El Presidente de Bolivia es más pragmático, porque él vende el gas de su país a quien le paga más y no lo regala como los venezolanos regalan su petróleo: 100mil barriles diarios a Cuba, mientras el pueblo venezolano no tiene comida, energía eléctrica ni agua y esto es el pago por seguridad.

Cuando mi amigo Roque Benavides dice que no puede ser que las Bambas esté 46 días bloqueadas, quiere decir que todos los peruanos hemos perdido 46 días de utilidades, y cuando una persona de bajos recursos necesita curarse, muchas veces recurre a un hospital y no encuentra los medicamente necesarios porque las arcas de estado han tenido un retraso de 46 días para el ingreso de los impuestos. Por todo esto yo creo que mi amigo Roque Benavides tiene toda la razón del mundo.

“La política es el arte de lo posible” pero para eso hay que ser pragmáticos y realistas, así que yo creo que Roque, aunque lo ataquen tiene razón. Lo felicito.