Odebrecht y la farra interminable

0

Phillip Butters

Luego de escuchar por horas la intervención del ministro de Justicia y de múltiples congresistas como Vilcatoma, Mulder, García Belaunde, Morales, Glave, entre muchos otros, me queda claro que Vicente Zeballos debe ser censurado, pero no solamente porque es un ministro de un gobierno incompetente sino que es un señor que dice ser peruano pero que no ha defendido los intereses del Perú.

Deberían de botarlo solo por la simple omisión de funciones, por negarse a fiscalizar la mecánica por medio de la cual se ha valorizado los activos de Odebrecht.

Pero lo más saltante el día de ayer no ha sido la reiterada incapacidad del común de los congresistas de poner los puntos sobre las íes a una empresa que hace lo que le da la gana en el Perú.

Lo que más ha llamado la atención es la presentación de una denuncia de Vilcatoma contra Marcelo Odebrecht, Raymundo Serra, Jorge Barata, Ollanta Humala, Nadine Heredia, Milton von Hesse, René Cornejo, toda la cúpula del Partido Nacionalista y muchos más

¿Cómo es que Vilcatoma ha hecho esta denuncia que no han podido hacer los geniales fiscales Domingo Pérez y Vela Barba? ¿Qué cosa va a hacer ahora Zoraida Ávalos? Si toman la denuncia, como es lo lógico, van a tener que iniciar acciones legales contra estos señores, porque precisamente por el gaseoducto ellos alegan no haber cometido ningún acto de corrupción.

¿Ávalos se va a poner de lado? ¿Va a archivar la denuncia? Esto es gravísimo porque la única mecánica investigativa que han tenido Vela Barba y Pérez es la delación, es decir, que los de Odebrecht tiren dedo.

La pregunta se cae de madura: ¿Y si no tira dedo OAS? ¿Y si no tira dedo Camargo Correa, Graña y Montero, JJ Camet, Obrainsa o cualquier de las consorciadas? ¿Quiere decir que la Fiscalía no tiene capacidad de investigar motu proprio? Eso es una vergüenza.

La farra interminable de Odebrecht es algo que quiere consagrar el gobierno de Vizcarra porque creo que él está comprometido con el ‘club de la construcción’.

Es muy preocupante que en los corrillos se diga que no van a llegar a los votos para censurar a este ministro porque, por esas triquiñuelas que tiene la política, después le den una confianza tonta, boba, hueca a Salvador del Solar.

En fin, qué vamos a hacer. Todo indica que Odebrecht va a seguir ganando hasta que un ciudadano patriota represente los intereses del Perú y los encare. Pero ese peruano patriota tendría que estar como presidente de la República, Presidente del Poder Judicial o quizá como Fiscal de la Nación, porque los presentes, queda claro que por acción o por omisión, no defienden los intereses del Perú. Solo están viendo pasar la farra interminable de Odebrecht.

Una barbaridad lo que le han hecho a los peruanos con el gasoducto, con Vías Nuevas de Lima, con la carretera del Callao y con todas las obras que nosotros vamos a seguir sufriendo. Realmente es muy triste lo que está pasando en el Perú.