“El malo de la película” (VI)

0

Por: Alter B. Himelfarb W.

Mientras por una parte, terroristas de Hamás, aparentan negociar con Israel a través de los buenos servicios de Egipto y el enviado de la ONU, por otra, el terrorista Yahya Sinwar, líder de Hamás en la Franja de Gaza, -durante un discurso en homenaje a otro terrorista muerto por Israel-, amenazó a Israel, diciendo “…que en la próxima Guerra, (Guerra propiciada por Hamás contra Israel), no sólo los poblados o ciudades fronterizas tendrán que ser evacuadas, sino también las populosas ciudades de ASHDOD, ASHKELÓN, TEL-AVIV y el SUR (La zona desértica)”, agregando la “babosidad” de que Hamás será un escudo y un sable para el Pueblo palestino.”

Con todos los millones de euros que aún reciben de Europa y otros países, lo único que se les ocurre, es decir estas “babosidades”, en vez de haberle ofrecido al Pueblo de Gaza, durante todos estos años, mayor cubrimiento en Salud, Educación, Vivienda y Servicios Públicos.

Alardean “como ellos solos”: Todas las confrontaciones han sido generadas por ellos mismos. Israel nunca ha atacado a Gaza, al contrario, se ha defendido. Pero estos terroristas que tienen embelesados a su Pueblo, manifiestan que “…si Israel les impone una guerra, entonces van a sufrir!…”

“Los dedos de la resistencia, están en el gatillo. Somos 10 veces más fuertes que lo que fuimos en el 2014”. (Se refiere a la Guerra que Israel llamó “Operación Margen Protector”)
“Los *palestinos* tienen el *derecho* (¿) de *resistir* en todas las formas”. …”No hay conversaciones para parar *La Marcha del Retorno*”.

Es el juego de palabras, bastante hábil, no se puede negar, -casi de un experto en mercadeo-, con el cual, los terroristas de Hamás han engañado a *todo el mundo*. Donde para ellos, resistir es atacar.

Cuando estos terroristas se filtran en un asentamiento, que al fin y al cabo está construido, con autorización del Gobierno, ellos *resisten*, asesinando a sangre fría, una mujer embarazada o lanzando piedras y hasta rocas sobre un carro en movimiento en una carretera de poco tránsito, asesinando a la conductora y a sus pequeños hijos, eso para Hamás, es *resistir*.

Ellos, le reconocen a Egipto, su gestión, en éste momento, para que:
Israel haya extendido a 25 km, la zona de pesca,
Israel haya reabierto, los cruces fronterizos entre Gaza e Israel.
Israel haya facilitado la ayuda en dinero efectivo proveniente de Qatar.

Israel haya disminuido restricciones para planes de desarrollo y proyectos económicos.
Israel haya entrado a solucionar la escasez de fluido eléctrico.

Pero no le reconocen a Israel, ni una coma de sus buenos gestos. Al igual que la hipocresía, “globalizada”, comenzando por la ONU y la Unión Europea y otras instituciones de carácter mundial.

Nunca ha habido de esas hipócritas instituciones una fuerte reclamación a estos terroristas de Hamás, cuando asesinan, no en legítima defensa, sino a sangre fría, a mujeres embarazadas, a niños y ancianos.

Las enseñanzas del Corán de Mahoma, son muy claras: “Con tal de conseguir “tu objetivo” (acabar con “tu enemigo”), puedes utilizar todas los argumentos (mentiras) que quieras. Puedes comprometerte a todo lo que te pidan, aunque no cumplas-, si eso te ha de conducir a lograr tus propósitos”.

De ahí –repetimos-, que los terroristas de Hamás, te ofrecen el *cielo y la tierra*, pero mantienen bajo la mesa, bien en alto, el dedo del medio.

Y si aún seguimos incrédulos, recordemos el reciente caso (Oct. 2018) del periodista de Arabia Saudita, Jamal Kashoggi, quien vivía en EEUU y era columnista de opinión del Washington Post. Había iniciado un trámite consular en el Consulado de Arabia Saudita en Estambul/Turquía. Se le dio una cita. Fue a cumplirla. Todo estaba “fríamente calculado”.

Allí mismo, en el Consulado, lo asesinaron. A “ciencia cierta”, no se sabe cómo murió. Parece que murió asfixiado, luego trozado, luego molido y posteriormente sirvió de alimento a animales hambrientos. Todo, causado por sus opiniones en contra del Monarca Absoluto Salmán bin Abdulaziz y el príncipe heredero Mohammad bin Salman. Pero como sea que haya muerto, la cuestión es que le pusieron una celada. No le negaron su solicitud, sino al contrario: “Venga hermano que aquí lo atendemos. No importa lo que Ud. haya dicho de los Monarcas, venga que aquí se le atiende”.

Es decir, para el Islam, todo es válido, -mentiras, celadas, traiciones,-si ello los lleva a conseguir su objetivo. Esto es, no permiten, por ejemplo en este caso, la “Libertad de Expresión”.

Sin embargo, el islam sigue siendo “el niño mimado” que devora a pasos agigantados a la masoquista civilización europea, mientras que Israel, sigue siendo “El malo de la Película”.
(*) Miembro A.I.E.L.C.

Leer más:

“El malo de la película (V)”