Alan García se suicida para no ser detenido

0

Apra califica como “un acto de honor” la fatal decisión frente a lo que consideraron “una persecución enfermiza” del Ministerio Público y enemigos políticos

El expresidente Alan García falleció ayer, luego de que se disparara en la cabeza, cuando la Policía ingresó a su casa, en el distrito de Miraflores, para ejecutar una orden de detención preliminar por 10 días en su contra en medio de acusaciones de haber recibido pagos ilegales de la constructora brasileña Odebrecht.

Eran las 6:14 de la mañana, revela su secretario personal, Ricardo Pinedo, cuando el fiscal Henry Amenábar Almonte, miembro del Equipo Especial, llegó al domicilio en San Antonio, Miraflores, con una orden judicial de allanamiento, descerraje y detención preliminar por diez días.

Seis horas antes, a la medianoche, el fiscal José Domingo Pérez, a cargo de las pesquisas contra el exmandatario por el Caso Odebrecht, había informado a la Policía que el juez de investigación preparatoria Juan Carlos Sánchez Balbuena autorizó la medida.

El fiscal Amenábar no acudió solo al domicilio del exmandatario. Tocó la puerta junto a seis policías de la División de Investigación de Alta Complejidad (Diviac).

La autoridad judicial informó a la escolta que resguarda al líder del APRA sobre la orden de detención preliminar. Miembros del personal de servicio de la vivienda abrieron al fiscal y policías tras el llamado y les permitieron ingresar.

“Se abre la puerta, ingresan los efectivos con el fiscal y piden su presencia”, asegura Pinedo.

El testimonio del secretario personal de García narra lo que siguió a continuación. El líder del APRA bajó de las escaleras de su casa y el fiscal le solicitó aproximarse al primer piso pues tenía la orden para realizar un procedimiento.

“El expresidente le pregunta qué tipo de procedimiento, pero el fiscal se niega a responder y lo invoca a bajar de las escaleras”, comentó.

Asegurando que llamaría a su abogado, informó por su parte el ministro del Interior Carlos Morán, Alan García Pérez se trasladó hacia su habitación y cerró la puerta. A los pocos minutos, se escuchó un disparo.

Con precaución, los policías decidieron ingresar al ambiente por un balcón. La imagen que encontraron fue a un Alan García autolesionado, sentado, con un disparo en la cabeza.

“Inmediatamente sin perder tiempo la policía procedió a trasladarlo al Hospital Casimiro Ulloa. Se suspendió la diligencia y posteriormente ingresó por emergencia”, también detalló Morán.

Los policías evacuaron al expresidente al hospital más cercano de San Antonio, el Casimiro Ulloa. Lo hicieron en el vehículo que se encontraba en la casa y con ayuda de los custodios que mantenía por haber sido presidente de la República.

En dicho nosocomio sufrió tres paros cardiorrespiratorios durante la intervención quirúrgica en la cabeza. Pese al esfuerzo del equipo de neurocirujanos de esta y otras instituciones, el exmandatario falleció.

A través de un comunicado, el hospital Casimiro Ulloa confirmó que la muerte se produjo a las 10:05 de la mañana “producto de una hemorragia cerebral masiva por proyectil de arma de fuego y paro cardiorrespiratorio”.

“El expresidente ingresó al hospital a las 6:45 horas con el diagnóstico de impacto TEC grave por proyectil de arma de fuego y hemorragia incontrolable de base del cráneo. Posteriormente ingresó a la Sala de Operaciones a las 7:17 horas”, precisaron en comunicado.

El arma de fuego con la que Alan García se suicidó era una de las tres armas de defensa personal que tenía en su vivienda. Estas contaban con licencia desde al año pasado, con una vigencia hasta el 2021. En total eran tres pistolas más un revólver de colección.

La defensa de García, el abogado Erasmo Reyna, increpó al fiscal -cuando llegó a la vivienda- que no tenía una cinta en el cuello, como identificación de que era un representante del Ministerio Público.

Un equipo de policías y un fiscal especializado en crímenes tomó fotografías de la escena del crimen, haciendo el respectivo peritaje, levantando indicios, según el lenguaje fiscal-policial. Tras ello, habrá un informe.

 Acto de honor 

El congresista aprista Mauricio Mulder calificó como “un acto de honor” la decisión de Alan García de quitarse la vida frente a lo que llamó “un persecución fascista” y “enfermiza” de parte de un sector del Ministerio Público y los enemigos políticos del ex mandatario.

“Han buscado el escarnio, los insultos, la agresión permanente contra Alan García, [el ex presidente] ha tomado la decisión de un hombre libre, la decisión que ha tomado es de dignidad y de honor, no permitiendo, quien ha sido ungido dos veces presidentes de la República, ser humillado y vejado”, subrayó.

Mulder también dijo que el Partido Aprista sabe del “sacrificio y gesta de unidad” que ha hecho el expresidente.

“Alan García ha dado su contribución de sangre para que el Perú sea un país democrático y no un país dominado por el apetito de los enemigos”, acotó.

En otro momento, criticó que la fiscalía haya solicitado la detención preliminar del ex presidente sin esperar a la declaración del exrepresentante de Odebrecht en el Perú Jorge Barata, programada para la próxima semana.

“El ex presidente Alan García se encuentra en esta situación sin que le hayan imputado nada, ni siquiera han esperado que el señor Barata hablé. ¿Será porque ya saben que el señor Barata no va a decir nada? Entonces, necesitaban de todas maneras hacer este circo”, expresó.

Susalud investiga filtración de imágenes dentro de hospital

La Superintendencia Nacional de Salud (Susalud) inició una investigación en el Hospital de Emergencias Casimiro Ulloa, por la presunta filtración de imágenes captadas durante la atención al expresidente Alan García.

Tras expresar sus condolencias a la familia del ex mandatario, la superintentencia lamentó, en un comunicado, la difusión de presuntas fotografías y videos sobre los procedimientos médicos practicados dentro del hospital, las cuales “podrían vulnerar el derecho de privacidad de todo paciente que recibe atención en un establecimiento de salud”. Dichas imágenes circularon durante la mañana por WhatsApp, Facebook y Twitter.

La investigación está a cargo de un equipo especializado de supervisores y auditores de Susalud a fin de recabar información que permita esclarecer las responsabilidades, si fuese el caso, por la vulneración al derecho a la intimidad.

Susalud precisó que dicha indagación coadyuva en lo que corresponde a la vía administrativa a las acciones que disponga la fiscalía en el fuero correspondiente.