Vamos a dar batalla

0
Martín Valdivia
Martín Valdivia

Por Martín Valdivia Rodríguez

Aquí, desde un principio, fuimos claros en advertir que lo que se pretende llamar ahora como “enfoque de género” no es otra cosa que la introducción “caleta” de la “ideología de género”, es decir, se empieza diciendo que la igualdad entre los sexos se construye en la interacción social y no en la condición natural al nacer, es decir, naces varón o mujer.

Separan el hecho natural de venir al mundo con sexo masculino o femenino y le agregan el componente de la “identidad”; en otras palabras, un niño va “descubriéndose” varón o mujer como producto de un “sentimiento interno” que surge de una interacción de los rasgos biológicos, las influencias del desarrollo y las condiciones del entorno.

Y los que promueven este tipo de pensamiento son los que toman las decisiones en el Ministerio de Educación, disfrazando toda una corriente anti familia por una postura que busca reivindicar a la mujer – tema con el cual estamos totalmente de acuerdo – frente a una cultura machista que también rechazamos.

La prueba más palpable de todo ello fue el bendito link por el cual la ministra de Educación Flor Pablo fue interpelada la semana pasada. ¿Qué fue esto para las personas que no lo saben? Un texto escolar denominado ‘Desarrollo personal, ciudadanía y cívica’, para tercer año de secundaria y distribuido por el Ministerio de Educación, contenía un link que direccionaba a una página en internet donde al ingresar aparece la explicación de situaciones reales y cotidianas sobre la sexualidad, la cual ha sido considerada como no apropiada para menores de edad.

La ministra rechazó el contenido inapropiado en este texto escolar y anunció una investigación para sancionar a los responsables. Hasta ahí la cosa. Las sanciones no sabemos si se darán, pero esta es apenas una perla de lo que ya es – y así lo sentimos – una política general del Gobierno relacionado al bendito enfoque de género.

Es lo que ha sucedido siempre. Se empieza pidiendo poco, se introducen de contrabando algunas ideas y, luego, cuando ya han alcanzado cierto nivel de consistencia ya sea por el tiempo o por costumbre, quedan “legalizadas” de facto para luego convertirse en leyes. En contra de eso está precisamente el colectivo “Con mis hijos no te metas”, grupo de padres de familia que se han impuesto la “tolerancia cero” para este tipo de tretas a las que ya nos tienen acostumbrados los “progres”. La contienda será dura contra estos lobbys mundiales empeñados en imponernos sus ideas. Pero estamos dispuestos a dar batalla. Porque lo que digo y escribo siempre lo firmo.

Leer más:

Nadie para el robo de celulares