Cayó Susana

0
Martín Valdivia
Martín Valdivia

Por Martín Valdivia Rodríguez

Finalmente, la señora Villarán irá a prisión preventiva por 18 meses. Una decepción para muchos; pero la ley es la ley y no conoce de medias tintas. Para muchos Susana puede parecer una “Tía Buena”, pero cometió el gran pecado de sucumbir ante el dinero fácil transgrediendo normas que son elementales para cualquier funcionario público: no transar jamás con las empresas (proveedores) que tienen intereses dentro de la institución. Eso no sólo es una falta ética, sino un delito el cual cometió y que, como el caso de ahora, es punible en cualquier caso.

Ahora insistimos: la señora Villarán no pudo haber trabajado sola en este cometido, tiene que haber compartido esta responsabilidad con gente muy cercana a su entorno que, por ahora, traga la saliva con pasmoso nerviosismo. Nos preguntamos, ¿qué papel jugó en todo este tinglado la señora Anel Townsend?. Ella era la responsable de las finanzas y vocera política por el “NO”.

Así, la camaleónica Anel calla en siete idiomas lo que le pasa ahora a su exjefa, sin que hasta la fecha se pronuncie respeto a este tema. En el 2013, como lo recuerda un medio de comunicación, fue la propia Susana Villarán quien señaló a Townsend como la jefa de la campaña por el NO y que “conocía el manejo de las finanzas” de este grupo. ¿Es posible que una jefa de campaña y responsable de las finanzas no sepa de dónde provenían los fondos con los cuales trabajaba?

¿Es congruente que una política tan astuta y curtida como Anel Townsend no pregunte siquiera de donde sacaban el dinero en abundancia que corría para la campaña?. Son preguntas sueltas que la fiscalía debe formular. Lo mismo sucede con el entorno más íntimo de la señora, el mismo que ahora ha puesto pies en polvorosa para zafar del problema. Lo más patético es que sea la izquierda la que ahora pretende desligarse de este “bulto” y dejar completamente sola a la exalcaldesa.

Otro tema por averiguar es dónde fue a parar todo ese dinero mal habido (US$ 10’900,000). No nos vamos a creer el cuento que toda esa millonada fue gastada en las campañas por el NO y  por la reelección. No es creíble lo que afirma en estos momentos Villarán, que actuó sola para librar a los demás. Ese dinero tiene que estar en alguna cuenta de un paraíso fiscal o en los bolsillos de un corrupto que por ahora se oculta en las sombras. Eso lo sabremos dentro de poco. Porque lo que digo y escribo siempre lo firmo.

Leer más:

Susana ahora es la “tía buena”