Susana Villarán: 18 meses para pensar a quién delatar

0

Por: Phillip Butters

Para serles sincero pensé que a Villarán le iban a aplicar el código penal de los blancos y que la iban a mandar a su casa con una prisión preventiva.

Sigo pensando que la gente debe ser juzgada en libertad, lo que pasa es que después de haber escuchado a Villarán con la desfachatez que habló, con la sinvergüencería y fanatismo, diciendo que aceptó coimas -porque pedirle plata a un proveedor siendo funcionario es una coima-, pero que lo hizo por nosotros para anteponerse a los intereses de otra mafia y además señalando que lo volvería a hacer, ya fue demasiado nauseabundo.

Y hubo manotazos de ahogado de sus amigos de IDL, IDL Reporteros, La República y otros tantos que seguro deben estar con la conciencia cochina de ‘doleiros’ para sugerir siquiera que la señora vaya a su casa.

Lo cierto es que va a tener 18 meses en la cárcel, seguramente cerca a Keiko, para pensar qué hacer. La cárcel dobla y duele, incluso al más plantado.

A una mujer tan soberbia y pituca como Susana Villarán de la Puente, evidentemente, le va a chocar porque su carrera política va a estar signada con la mancha de la corrupción porque evidentemente va a ser condenada y son ilícitos que se suman porque son concurso de delitos

La asociación ilícita tiene entre 8 y 15 años, y le van a poner los 15, el cohecho pasivo propio, es decir recibir dinero, va de 6 a 8 años, y le van a poner los 8. Hasta ahí ya van 23 años. Y el lavado de activos, va de 8 a 15. Todo suma 38 años de cárcel, porque para un funcionario público, según la caviarada, se tiene que sumar. Y dado que en Perú la pena máxima es 35 años, Villarán iría a morir a la cárcel.

¿Qué cosa podría hacer en esos 18 meses? Pensar. Como dice Gareca: pensá Susana, pensá.

¿Quién fue el jefe de la mafia? Ella está tratando de llevar cerca a José Miguel Castro, que evidentemente le ha tirado dedo a ella como jefa, pero ¿dónde queda Anel Townsend, Siomi Lerner, sus asesores y los medios que recibieron dinero en efectivo?

Lo que puede hacer Susana es colaborar con la justicia para saber el tamaño de la organización criminal y algo que todo el mundo soslaya: dónde fueron a parar esos 10 millones de dólares.

¿Cuál fue el rol de Indira huilca, los regidores Núñez y Zegarra, o Marisa Glave? La jefa de la organización criminal puede pensar en esos 18 meses que puede reducir su condena si comienza a colaborar como cabecilla o de repente no era tan cabecilla sino que seguía instrucciones de alguien que estaba más arriba. ¿Humala y Nadine no eran sus jefes?

¿Dónde está el ‘saldaña’ de esos 10 palos, para hablar en términos caneros que le van a ser tan usuales a Villarán?

¿Cuál fue la función de su hija Soledad y de su exmarido en la constructora española? ¿Su hijo tiene una cuenta en EEUU? ¿Han blanqueado dinero con su hijo? ¿Va a aceptar que a su hijo lo involucren o ella puede pensar en delatar? Repito, que se ponga en modo Gareca: pensá Susana, pensá.

Leer más:

Los guantes blancos del Poder Judicial y la Fiscalía