logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Actualidad

El centenario de la Declaración Balfour honra los derechos de los judíos en su antigua patria

09 Nov. 2017

El centenario de la Declaración Balfour honra los derechos de los judíos en su antigua patria

Por: Yuval Rotem

La Declaración de Balfour expresa el reconocimiento por parte de la comunidad internacional de los derechos inalienables del pueblo judío en su antigua patria. La negación del liderazgo palestino a la Declaración Balfour refleja su persistente negativa a reconocer a Israel como la patria del pueblo judío. Los intentos de socavar la declaración Balfour equivalen a rechazar el derecho de Israel a existir.

El 2 de noviembre, Israel, Gran Bretaña y muchos otros conmemoran el centenario de la Declaración Balfour, una breve carta del Ministro de Relaciones Exteriores británico en la que Gran Bretaña reconoció oficialmente los derechos históricos del pueblo judío en la Tierra de Israel

La Declaración fue estrechamente coordinada por Gran Bretaña con las otras grandes potencias, y de hecho representa la voluntad de la comunidad internacional en ese momento. Como David Lloyd George, primer ministro en 1917 declaró más tarde: “[La Declaración Balfour] fue preparada después de mucha consideración, no solo de su política sino de su redacción actual, por los representantes de los países aliados y asociados, incluida América”. El texto específico de la Declaración fue aprobado por el Presidente de EE. UU. Wilson antes de su publicación, mientras que los Gobiernos francés e italiano lo respaldaron públicamente el 14 de febrero y el 9 de mayo de 1918, respectivamente. Este amplio respaldo internacional a la autodeterminación nacional judía fue formalmente ratificado el 24 de julio de 1922, cuando la Sociedad de las Naciones (precursora de las Naciones Unidas) reconoció el “vínculo histórico del pueblo judío” con la Tierra de Israel y fue nombrada Gran Bretaña como potencia responsable del “establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío”. (En ese momento, el nombre “Palestina” se refería al área geográfica en cuestión, sin ninguna connotación nacional, política o étnica. Toda persona que vivía en esa área era considerada “palestina”, ya sea judía o árabe.)

Por primera vez en la era moderna, la comunidad internacional reconoció formalmente, por escrito, una verdad muy simple, pero a medida que pasa el tiempo, a menudo cuestionada: que la Tierra de Israel es la patria histórica del pueblo judío.

Este sentimiento está bien expresado en una Resolución Conjunta del Congreso de los E.E. U.U. del 30 de junio de 1922, firmada el 22 de septiembre de 1922 por el presidente Harding reconociendo que: “El pueblo judío ha creído durante muchos siglos y anhelaba la reconstrucción de su antigua patria “ […] “El pueblo judío debe poder recrear y reorganizar un hogar nacional en la tierra de sus padres, lo que le dará a la Casa de Israel su oportunidad largamente negada de restablecer una vida y una cultura judía fructífera en la antigua tierra judía. “ La Declaración Balfour y la ratificación internacional que siguió validaron al sionismo como la expresión legítima de los derechos inalienables del pueblo judío en su patria histórica. Proclamó en voz alta que el derecho del pueblo judío a su tierra natal era históricamente válido y moralmente sólido. Pero la Declaración también reconoció los derechos de la población no judía del área. Balfour escribió explícitamente que “no se hará nada que pueda perjudicar los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes en Palestina”.
De hecho, la dirigencia sionista en ese momento, como hoy, estaba buscando cooperar con sus vecinos árabes. Chaim Weizmann, que representó a la Organización Sionista Mundial, y Emir Feisal (uno de los líderes árabes más prominentes, cuyo padre Emir Hussein de La Meca dirigió a las tribus árabes que se alzaron contra el Imperio Otomano), actuando en nombre del Reino Árabe de Hedjaz , firmaron un acuerdo el 3 de enero de 1919. El Acuerdo establecía que “el medio más seguro de resolver la consumación de sus aspiraciones nacionales [de los árabes y el pueblo judío] es a través de la colaboración más estrecha posible”. Feisal reconoció explícitamente que había espacio para los movimientos nacionales judíos y árabes en el Medio Oriente y que “ninguno de los dos puede ser un éxito real sin el otro”. Sin embargo, las denuncias de la Declaración Balfour de aquellos que se oponían al movimiento nacional judío aparecieron poco después y han continuado hasta nuestros días. De hecho, la Declaración Balfour a menudo es vista y presentada por estos críticos como el “pecado original” que llevó a la creación de Israel en 1948. Más recientemente, en la Cumbre de la Liga Árabe de julio de 2016, el presidente palestino Mahmoud Abbas anunció su intención de demandar a Gran Bretaña por emitir la Declaración Balfour.

En el centro de este rechazo al respaldo de la comunidad internacional a los derechos nacionales judíos está la negación fundamental de la conexión judía con la tierra. Durante 800 años de gobierno musulmán, los árabes en la Palestina controlada por los otomanos se habían acostumbrado a ver a los judíos solo como seguidores marginales y despreciables de una religión inferior. La vehemente oposición árabe palestina a la Declaración Balfour estuvo y ha permanecido arraigada en la visión anti -histórica de que los judíos eran extranjeros, sin vínculo alguno con la tierra y sin ningún tipo de derecho de vivir allí como pueblo. Esto generó un exclusivismo árabe y un sentido de supremacía, que continúa impulsando el conflicto árabe-israelí hasta nuestros días. Aquí radica la explicación de por qué la Declaración Balfour tiene tanta importancia histórica. No sólo es el primer reconocimiento respaldado internacionalmente del derecho inalienable del pueblo judío a regresar a su antigua patria. También es una simple declaración de verdad, que pone al descubierto el corazón del conflicto, que muchos en el mundo árabe han estado librando contra Israel por demasiado tiempo: el rechazo a aceptar la verdad de la conexión del pueblo judío con la tierra, y los derechos nacionales, que se acumulan como resultado.

Todos están de acuerdo en que la Declaración Balfour fue un hito en el camino moderno hacia el establecimiento del Estado de Israel. Para Israel y sus amigos, su centenario es motivo de celebración y profundo agradecimiento a la comunidad internacional. Para los opositores de Israel, está demostrando ser una oportunidad más para repetir los errores del pasado y sacrificar los beneficios de la coexistencia y la cooperación en aras de una narrativa histórica falsa, que no beneficia a nadie, y menos aún a los mismos palestinos. Israel en el 2017 tiene que vivir con las consecuencias violentas de este rechazo árabe: de la Autoridad Palestina que recompensa sin pedir disculpas a los asesinos de judíos así como a turistas cristianos, drusos y policías árabes, y a cualquier otra persona considerada como “colaboradora” de Israel; a las incesantes guerras de aniquilación libradas por Irán, Hamas, Hezbollah y una amplia gama de grupos terroristas islamistas.

Cien años después de Balfour, el conflicto provocado por el rechazo árabe a los derechos de los judíos no ha disminuido, y la esperanza de una patria judía que viva en cooperación pacífica con sus vecinos árabes sigue siendo eso. Sólo podemos esperar que su realización no requiera de un segundo siglo de conflicto y sufrimiento para judíos y árabes por igual.

(*) Yuval Rotem es Director General del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel