logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Actualidad

Hijos de Moyano condenan liberación de senderistas

12 Sep. 2017

Hijos de Moyano condenan liberación  de senderistas

No puede permitir el retorno del terrorismo, señalan

Recordaron que criminales asesinaron a su madre frente a ellos

Los hijos de la activista María Elena Moyano, quien fue asesinada por Sendero Luminoso en 1992, expresaron su condena a la liberación de miembros de esta organización terrorista, y pidieron a los dirigentes del país pensar en el daño que este hecho causa a las víctimas de la subversión.

Desde España, a donde debieron viajar tras el asesinato de su madre y por las amenazas de Sendero Luminoso, David y Gustavo Pineki Moyano, grabaron videos en los que cada uno expresa su opinión sobre la liberación de terroristas.
David Pineki lamentó que personas que hicieron tanto daño a muchas familias con la violencia salgan en libertad sin mayores problemas.

En su caso personal, recordó que los terroristas de Sendero Luminoso no tuvieron reparos en asesinar con crueldad a su madre frente a él y a su hermano Gustavo, entonces niños de 11 y 9 años respectivamente.

“A todos los dirigentes del Perú, sepan que lo que van a hacer va a causar un daño muy grande a mi, a mi familia y a todas las víctimas del terrorismo de Sendero Luminoso. Por eso quiero reclamar a todos los dirigentes políticos que analicen, investiguen y cojan conciencia de que el daño que hacen a las personas que hemos vivido esto no se repita porque de lo contrario sería un desastre para el Perú”, manifestó.

A su turno, Gustavo Pineki Moyano, hijo menor de María Elena Moyano, subrayó que el Perú no puede permitir el retorno del terrorismo.

“Quiero que este mensaje llegue a los políticos. No podemos permitir que lo que en el pasado vivimos se repita, ninguna chispa de terrorismo; terrorismo nunca más, porque se sufrió mucho, muchos perdimos una madre, un hermano, un hijo”, manifestó.

Recordó, asimismo, que, al contrario de la revolución sangrienta de Sendero Luminoso, su madre impulsaba una revolución de paz. “Creo que no existe otra forma de revolucionarse”, comentó.