logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Actualidad

La caída de Abimael Guzmán: Una historia que no se debe repetir

12 Sep. 2017

La caída de Abimael Guzmán: Una historia que no se debe repetir

Hoy se cumple 25 años de la caída del cabecilla de Sendero Luminoso, “el movimiento más sanguinario del mundo”

Después de un arduo trabajo de inteligencia, el Cabecilla máximo de Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, fue capturado un 12 de Setiembre de 1992 por agentes de la Dirección Nacional Contra el Terrorista.

En esos años, el Partido Comunista – Sendero Luminoso era considerado “el movimiento más sanguinario del mundo”. Fueron 12 años de vida en las sombras del grupo terrorista, que alcanzó más de 25,000 muertos, 23,000 atentados y 21,000 millones de dólares en daños.

Masacres que eran justificados por los senderistas, como una revolución social. Un repertorio atroz compuesto por asesinatos selectivos de autoridades, políticos, policías, religiosos y masacres de cientos de civiles.

Antes de su captura, Abimael Guzmán era un fantasma de 57 años, pues se desconocía si estaba vivo o muerto. Sin embargo en 1988 se había publicado la famosa “Entrevista del siglo”, en la que Guzmán se hacía llamar ‘presidente Gonzalo’.

La caída del ‘Cachetón’

La tan anhelada captura del hombre más temido del Perú llegó a su fin, un 12 de Setiembre de 1992 a las 20:40 horas.

Tras un cauteloso trabajo de meses del grupo de élite de la Policía Nacional del Perú (PNP), lograron ubicar el paradero del ‘Cachetón’, como se referían en clave los agentes que lo seguían. En ese momento, la operación Victoria entró en acción.

Los agentes, Julio Becerra (“Ardilla”) y Ana Cecilia Garzón (“Gaviota”) fingieron ser enamorados y entraron a la casa en el momento que Maritza Garrido Lecca y Carlos Incháustegui (quien cumplía labores de vigilancia de la vivienda) abrieron la puerta para despedir a sus visitas: su tío, el compositor Celso Garrido Lecca, y la bailarina Patricia Awapara.

En el segundo piso del inmueble ubicado en la cuarta cuadra de la Calle 1, en Surquillo –hoy el número 459 de la calle Varsovia, se encontraba escondido Abimael Guzmán junto a otras integrantes de la cúpula de Sendero Luminoso, Elena Iparraguirre (número 2 de SL), Laura Zambrano y María Pantoja.

En el momento que el general Ketin Vidal entonces director de la Dincote, llegó hasta la vivienda que los agentes habían intervenido, Abimael Guzmán lo recibió con una frase ya histórica: “Ahora me tocó perder”.

A pesar de que la captura de ‘Gonzalo’ fue atribuido al gobierno de Alberto Fujimori y su asesor del Servicio de Inteligencia Nacional, Vladimiro Montesinos, con los años se aclararía que fue el trabajo de filigrana de los 82 integrantes del Grupo Especial de Inteligencia Nacional (Gein), que estaban dirigidos por los oficiales PNP Benedicto JiménezMarco Miyashiro.

En las siguiente semanas el Gein continúo capturando a cabecillas del senderismo.