logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Actualidad

Crece tensión en el Mar Negro

14 Jun. 2017

Crece tensión en el Mar Negro

Otan agudiza vigilancia ante el refuerzo de Rusia

Organización señala que la llegada de los efectivos británicos a Rumanía envía un mensaje fuerte de unidad y compromiso entre aliados

La OTAN ha respondido al refuerzo militar de Rusia en el mar Negro mediante el aumento de su presencia en su flanco este, con el despliegue de cuatro cazas Typhoon y efectivos de la Real Fuerza Aérea británica (RAF) que se suman a la patrulla aérea de la Alianza en Rumanía.

“Hasta ahora, no ha habido ninguna necesidad de usar la fuerza”, indicó hoy a Efe el coronel Dan Moise, comandante de las Fuerzas Aéreas rumanas, quien alertó no obstante de la actividad rusa en la zona, al igual que ocurre en el mar Báltico.

“En cualquier caso, en el curso de nuestra misión de patrulla aérea, nos hemos enfrentado a muchos casos de incursiones en el espacio aéreo rumano y hemos llevado a cabo interceptaciones”, agregó.

La OTAN ha incrementado así su alcance en el flanco sur de Rusia, ante el comportamiento de Moscú que, según ha declarado el secretario general de la organización, Jens Stolteberg, en diferentes ocasiones, ha motivado el mayor refuerzo aliado desde el final de la Guerra Fría.

La llegada de los efectivos británicos a Rumanía envía un “mensaje fuerte de unidad y compromiso entre aliados”, explicó a Efe Moise.

Todos los aliados deben responsabilizarse de controlar su propio espacio aéreo bajo la dirección del comandante supremo de la OTAN para Europa (SACEUR), el general estadounidense Curtis Scaparrotti, y aquellos que no tienen los medios para ello (Albania, Estonia, Letonia, Lituania y Eslovenia), reciben asistencia de sus socios.

La OTAN viene llevando a cabo de forma ininterrumpida desde 2004 la vigilancia aérea de los Estados bálticos (Estonia, Letonia y Lituania), a la que contribuyen todos los aliados con rotaciones cada cuatro meses, mientras que el espacio aéreo de Eslovenia lo cubren Hungría e Italia y, el de Albania, Grecia e Italia.

En concreto, España aporta desde primeros de mayo en la base estonia de Amari, a unos 40 kilómetros de la capital Tallin, el destacamento aéreo Ambar, con unos 130 militares del Ejército del Aire y cinco cazas F-18 en misión de vigilancia durante los próximos cuatro meses de los cielos de los países bálticos para controlar incursiones de aviones rusos.