15 °C Nubes 87% Humedad
buscar

Anémico

Columna del Director |

Por: Ítalo Oberto-Besso

Mientras los peruanos ven entretenidos la persecución policial contra autoridades regionales y locales, como la continuación de los ‘escandaletes’ de los programas de espectáculos, el país sigue enfrentando la desaceleración del crecimiento económico y una de sus principales rémoras se encuentra precisamente en dichas instancias de gobierno.

El ministro de Economía, Luis Miguel Castilla, aunque esta vez intentó ser más optimista, sí reveló una situación de preocupación: "Hay un crecimiento bastante anémico de la inversión pública en los gobiernos regionales y locales".

Para Castilla, este débil crecimiento se debe a las investigaciones por presuntos actos de corrupción de algunas autoridades regionales.

Estos procesos abrieron las puertas a la anarquía en las regiones. Sin una cabeza visible, como en el caso de Áncash, algunas pasaron por un proceso de reorganización, con cambios de presidentes regionales en pocas horas, lo que terminó quebrando la cadena de pagos, afectando a ciudadanos que nada tienen que ver con las denuncias y agravando la incapacidad de ejecutar o continuar proyectos de inversión.

Sin embargo, estas denuncias no han afectado solo a la región involucrada, sino también a otros gobiernos regionales que empiezan a ver los fantasmas de la ola persecutoria cada vez que inician un proyecto de inversión.

No pretendemos, en esta columna, defender a autoridades cuestionables ni poner en entredicho el sistema represor del delito. Pero sí debemos señalar la ineficiencia, por decir lo menos, de los organismos de control que ni siquiera detectaron en su momento el bolsón de irregularidades hoy identificadas para corregirlas antes de que crecieran de la forma desproporcionada con la que lo hicieron. De un momento a otro, la mayoría de autoridades está en la mira judicial, pero su actuación irregular se desarrolló durante varios años sin que estos organismos dijeran algo al respecto.

Hasta hoy no hay un indicio de investigación ni sanción a estos funcionarios que prefirieron hacerse de la vista gorda a cumplir con su labor y hoy el intento de sancionar a los culpables genera una ola cuyas consecuencias nos está golpeando a todos.