Encapuchados lanzan camión bomba contra comisaría y matan a 9 policías

En el norte de la península del Sinaí, en Egipto

Otros 10 resultaron heridos y solo dos salieron ilesos

Un suicida estrelló el lunes un camión recolector de basura cargado de explosivos, contra un puesto control de seguridad en el exterior de un edificio de la policía en la península del Sinaí, en el norte de Egipto, y causó la muerte de al menos nueve personas y heridas graves a otros 10, según reporte del gobierno egipcio.

El atentado se registró este lunes en la ciudad de el-Arish y fue ejecutado por un comando de insurgentes encapuchados con máscaras negras, quienes antes de la detonación del coche-bombsa dispararon granadas propulsadas por cohetes contra los soldados reunidos en el puesto de control, dijeron responsables de seguridad y médicas.

La explosión del camión bomba destrozó tres plantas del edificio, explicaron los funcionarios agregando que por el momento se han sacado nueve cuerpos de entre los escombros. Se teme que la cifra de víctimas mortales pueda aumentar. Los heridos fueron trasladados a un hospital.

Así ocurrió

El Ministerio del Interior egipcio dijo que las fuerzas de seguridad consiguieron matar al conductor antes del estrellamiento y explosión del camión- bomba en el retén policial, aunque hay otras versiones de que el conductor consiguió salir del vehículo antes de que explotara.

Dos soldados salieron ilesos del ataque, explicaron. Hay reportes no confirmados que señalan que varios miembros de las fuerzas de seguridad fueron secuestrados por los pistoleros. El camión recolector de basura había sido robado días antes de la municipalidad de El-Arish.

Ningún grupo se atribuyó de inmediato la autoría del ataque, pero las características del ataque corresponden a los que ejecuta la filial del grupo extremista Estado Islámico en Egipto.

El ministerio dijo que otro grupo extremista atacó un segundo retén en El-Arish, en el que habría matado a otro policía antes de huir a pesar del fuego pesado de las fuerzas de seguridad.

Compartir