Ante el cataclismo, unión y fortaleza

Por: Ricardo Sánchez Serra

Los embates de la naturaleza han arrollado sembríos y ciudades, no necesito detallar los desastres porque están en todos los medios de comunicación y redes sociales. Pero sí debemos destacar los esfuerzos del Gobierno de enfrentar todos a la vez. Está siendo difícil debido a que no es como un terremoto focalizado, sino que todo el país está prácticamente en emergencia.

No acababa de sentarse Jorge Nieto en su flamante sillón del Ministerio de Defensa y fue “bautizado” con los huaicos de Chosica y Chaclacayo, solucionando los problemas rápidamente con apoyo de las Fuerzas Armadas y normalizando el tráfico en la Carretera Central.
Luego vinieron más desastres originados por el cambio climático y un Niño fuertísimo. El presidente Pedro Pablo Kuczynski encargó al Ministerio de Defensa el Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN) para que “con disciplina militar” enfrente las emergencias. Fue una acertada decisión.

El ministro Nieto –sin desmerecer la labor de sus colegas- y las Fuerzas Armadas, además de las policiales, se encuentran en “pie de guerra” salvando vidas, ayudando a los damnificados y como decía Nieto actuando con “eficacia y ternura”, frase feliz que encuadra toda la asistencia gubernamental. ¡Muy bien dirigidos!

También merecen un gran elogio los trabajadores de SEDAPAL. Vimos los videos que contienen todos sus esfuerzos para que se restablezca el agua en Lima.

Asimismo, fue una gran iniciativa el noticiero del COEN para mantener informada con veracidad lo que sucede en el país, debido a que circulaban por redes muchas noticias falsas que causaban zozobra en la población.

La propia solidaridad de los peruanos y la ayuda humanitaria de Ecuador, Colombia, Argentina y Chile es encomiable. Está por llegar asistencia de otros países. Hay un esfuerzo mancomunal que hay que destacar.

Pero siempre hay los “patitos feos” de esta emergencia: los especuladores, que están traficando con la desgracia, vendiendo el agua a precios astronómicos e igual con los productos de primera necesidad. A esos deberían fusilarlos… ¿no se puede? Entonces aplicarles todo el peso de la ley. ¡Vamos Indecopi!

No hay que olvidar la responsabilidad de los alcaldes ribereños que no hicieron nada por la prevención y son grandes responsables de las catástrofes. La Contraloría debe investigarlos.
Aunque todavía los embates de la naturaleza no cesarán, hay que empezar la reconstrucción y no se necesita un “zar”, los zares fracasaron, entre otros recuerden al de Ica.

Por un lado la asistencia material y económica a los agricultores, la reubicación de los damnificados, Penas muy graves a los traficantes de terrenos y a las autoridades locales que den certificados de propiedad cerca de los ríos o quebradas, irregularidades que se vienen repitiendo año tras año.

Las principales ciudades del país deben tener plantas de desalinización del agua marina. Toda la capital de Argelia, Argel, está utilizando agua desalinizada, igual Dubai.
Ahora que se han caído cerca de 160 puentes, los batallones de Ingeniería del Ejército deben ser los que los construyan, porque salen muy económicos para el Estado y son de calidad.

Compartir