logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Colombia. ¿Paz sin justicia?, ¡UN IMPOSIBLE!

03 Oct. 2017

Colombia. ¿Paz sin justicia?, ¡UN IMPOSIBLE!
Alter B. Himelfarb W

Por Alter B. Himelfarb W. – Miembro A.I.E.LC.

((Antes de iniciar el Artículo mencionado, tengo que pedirles excusas a mis lectores. Antes se decía, “el duendecillo del linotipo”. Hoy, sin darte cuenta, el Computador puede de un tajo, amputar o cercenar un renglón completo. El penúltimo párrafo sobre “¿Donald Trump, una Caja de Pandora? (IV)”, sufrió la pérdida de un importante renglón, el cual está subrayado.

“Todo ello, lamentablemente ha sido una “gran metida de pata”, como ya se comenta en los corrillos del Congreso, para un Presidente recién posesionado, para lo cual Trump, con el fin de arreglar el entuerto, necesitaría llenarse de la mayor inteligencia y hablar con verdadera honestidad, reconociendo haberse equivocado y llamar las cosas por su nombre. Pedirle excusas al pueblo norteamericano y prohibiendo la existencia de esos violentos y repulsivos movimientos de la Supremacía Blanca”.))

En éstos días pasados, cuando los habitantes del Caribe se vieron afectados implacablemente por los huracanes o tornados, con pérdidas humanas y materiales, tendríamos que decir, pensando en Colombia, que también por allá soplan fuertes vientos de desastre.

La forma como los asesinos cabecillas de las FARC van a formar parte del Gobierno de Colombia, en calidad de Senadores y/o Congresistas, cuando ellos fueron los que aprobaron todos los asesinatos y actos de violencia, con un saldo mal contado de cerca de 250.000 colombianos sacrificados, víctimas de su “lucha de liberación”(?), como también 8 millones de personas desplazadas, desarraigadas, separadas de sus terruños, deja un sabor amargo, en lo moral y ético, en esta nueva etapa que comenzará a vivir Colombia.

Los cabecillas de las FARC, los que en breve serán nuestros “Legisladores”, fueron los ASESINOS INTELECTUALES y en algunos casos REALES de la violencia desatada en Colombia. Ellos, ordenaron a sangre fría el asesinato de los 12 Diputados de la Asamblea del Valle, en Abril 11 del 2002, cuando en una acción que hay que reconocer muy de “película”, disfrazados como miembros del Ejército, se llevaron a los miembros de la Asamblea, con el cuento de que había una amenaza de un atentado o acto terrorista por parte de la Guerrilla. Y en realidad lo que estaba ocurriendo, era que la misma Guerrilla, los estaba secuestrando.

Obviamente, pasaron algunas horas hasta cuando el Gobierno los ubicó. No obstante, el Gobierno se abstuvo de atacar dicho campamento, temiendo por la vida de los Diputados. Dicen las noticias de la época, que aún, alrededor de Junio del 2007, cinco años después del secuestro, las FARC envían videos de la supervivencia de los Diputados, para posteriormente declarar que 11 de los 12 Diputados murieron por causa de, Ojo: “Falla de seguridad de sus propios hombres”. Una gran mentira! Una gran Infamia, cuando los líderes de la guerrilla se descargan de ese asesinato en sus subalternos. Si esos líderes hubieran dado la orden de que “a esa gente (los Diputados) no le caiga ni una gota de agua”, los Diputados estarían con vida.

De manera que estos asesinos, narcotraficantes, disfrazados de guerrilleros, son los que próximamente gobernaran a Colombia. Eventualmente, a Pablo escobar –cuando pretendía intervenir en la política-, le hubiera ido mejor disfrazarse de guerrillero, como estos facinerosos. Probablemente estaría de Senador o se estaría lanzando a la Presidencia, como en poco tiempo estos delincuentes y criminales lo van a pretender.

Porque estos criminales, no son ni marxistas ni leninistas, sino una banda de forajidos, una sombra degenerada, pervertida de lo que pudo haber sido la guerrilla castrista.
Lamentablemente, el Gobierno Colombiano, sus Fuerzas Armadas, podían haber acabado con las guerrilla, podían haber sometido a la guerrilla de una manera hasta cierto punto incruenta.
Si el Gobierno y las Fuerzas Armadas sabían con precisión, la ubicación de los diferentes Campamentos y Frentes, ¿cómo es que no lograron al menos cercarlos y asfixiar su existencia? Lógico que esa labor de inteligencia requería de fondos, pero allí estaba la ayuda de los Estados Unidos y probablemente de otros países que, según los resultados, habrían apoyado a Colombia.

Pero a sus dirigentes, Gobierno y Fuerzas Armadas, les faltó voluntad, les faltó decisión y ¿por qué no? Les faltó otro par de elementos más.