logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Colombia: ¿Paz sin justicia?, ¡Un imposible! (III)

23 Oct. 2017

Colombia: ¿Paz sin justicia?, ¡Un imposible! (III)

*Por: Alter B. Himelfarb W.

Decíamos en nuestro Art. anterior, que la madre de todos los males, es la corrupta burocracia.
Hay elementos del sector privado empresarial, que son corruptos, pero insisto: La mayor responsabilidad no es de quien propone el soborno o el cohecho, sino de quien dispone aceptarlo. Allí está la responsabilidad única del evento: en el empleado público corrupto. Y hacia allí, era a donde debía dirigirse la estúpida “lucha de clases”, de la clase que no roba, contra la clase que roba.

La trillada historia del marxismo-leninismo es la más descerebrada idea del siglo XIX. Demos una ojeada: La famosa URSS, hoy Rusia, donde con la disolución de la “Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas”, la gente más “avivata” de la élite gubernamental, formada bajo los principios morales y éticos “marxistas leninistas”, se apropió de las empresas. ¿Y qué hicieron con su “marxismo leninismo”?

¿Y China? Hoy convertida en un monstruo industrial, gracias al mundo capitalista que le dio tecnología, producción y trabajo. ¿Y Vietnam? Después que Estados Unidos sacrificó 60.000 soldados y los vietnamitas, más de 5’000.000, abandonaron su formato comunista-marxista y abrieron mercado, aceptando inversiones de los Estados Unidos como de Europa, siguiendo el modelo actual de la República Popular de China.

¿Entonces de qué hablan los psicópatas de las FARC, que ya formados en partido político FARC (Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común), se preparan para participar con candidato presidencial?
Por tanto, preguntamos: ¿Asesinos como ellos pueden ser considerados confiables para ejercer justicia? Narcotraficantes como ellos, que conseguían millones de dólares para mantener sus tropas, pero mientras, generaban descomposición social ofreciendo más droga a la humanidad, pueden ser considerados confiables para ejercer la presidencia?
He aquí el cinismo del difunto Chávez, cuando Colombia entró a territorio Ecuatoriano acabando con alias “Raúl Reyes”: “La muerte de Reyes, fue un cobarde asesinato afirmando, que “se produjo sin ningún combate*”. Lamentablemente, Chávez no puede responder al preguntarle, ¿“Qué combate estaban haciendo las 36 personas que murieron en el atentado al Club de Ejecutivos “El Nogal”?

¿Qué combate hacía la Ministra de Cultura, Consuelo Araujo Noguera? ¿Y el Senador Diego Turbay Cote, su madre y 3 escoltas? ¿Y los 11 diputados del Valle del Cauca? ¿Y la masacre de Boyacá, donde asesinaron –no a sangre fría-, sino “congelada”, a 119 campesinos? ¿Y cientos de soldados y policías que murieron masacrados, producto de emboscadas? Y el famoso “Mono Jojoy”, también eliminado por el ejército, quien en algunas emboscadas a poblaciones pequeñas, daba la orden de “cometer toda clase de delitos”?
Lo anterior es muestra de las salvajadas de estos individuos. Y los que siguen al mando han hecho igual y ahora pretenden aspirar a la presidencia de Colombia.

Mientras tanto, el Presidente Juan Manuel Santos agradeció al primer ministro Netanyahu de Israel durante su visita a Colombia, a mediados de Sept/17, la colaboración con el desminado de las minas plantadas por nuestros futuros legisladores de las FARC. Eso, debió haber sido una exigencia del Gobierno de Colombia a las FARC, previo a la firma del tal “Tratado de Paz”, siendo que estos asesinos saben exactamente donde colocaron esas minas.

En cambio, en vez de aceptar entregarle a las FARC, 10 millones de hectáreas, con otras “arandelas administrativas”, que cuestan millones de dólares, debió pedirle a Israel, que le ayudara a construir *Kibutzim” (granjas agrícolas). Por una parte, no serían tierras escrituradas o tituladas, sino prestadas. Se habría hecho un interesante convenio, donde Israel asesoraría a los guerrilleros en el campo agrícola y los productos cosechados, desconocidos en Israel, como Yuca, Plátano Verde, Plátano Dulce, Uchuva, Guanábana, Tamarindo, Pitahaya, Granadilla, Curuba, Papaya, Papayuela, etc., podrían ser exportados a Israel en su totalidad o podrían ser mercadeados por Israel a terceros países, con lo que la producción estaría vendida. Además de lo anterior, los Kibutzim, gozarían de todos los servicios y necesidades básicas. Estarían ubicados cerca a centros urbanos, pero su vida interior gozaría de todos los servicios vitales.

Colombia podría convertirse en una potencia agrícola: Mayor tecnificación, mayor eficiencia, mayores volúmenes producidos, menores costos de producción, más rentabilidad. Y el Gobierno Colombiano habría obviado una cantidad exorbitante de gastos, generando riqueza a una mayor velocidad.
(*) Miembro A.I.E.LC.