logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Conunismo y Chavín de Huántar

24 Apr. 2017

Conunismo y Chavín  de Huántar
Francisco Diez-Canseco

Por: Francisco Diez-Canseco Távara ()*

Para entender la persecución desatada por los caviares y comunistas criollos contra los héroes de Chavín de Huántar, debemos analizar su origen ideológico.

Resulta difícil de comprender, en principio, cómo personas que se hacen pasar por demócratas han avalado durante años la gigantesca injusticia cometida con los comandos. Y cómo, aún hoy, siguen pretendiendo empañar su heroica acción en una actitud desfasada y antipatriótica.

El primer tema clave es que los marxistas comparten una ética invertida por la cual consideran que cualquier maniobra es válida para lograr sus fines que supuestamente benefician a los más pobres a través de la creación de un nuevo modelo político más justo. La verdad es, por tanto, para ellos un instrumento que debe usarse según su leal saber y entender, faltando a ella si fuere necesario.

El segundo aspecto, desde el punto de vista marxista, es la necesidad de destruir el sistema democrático imperante para crear, sobre sus escombros, un régimen socialista: desde el MRTA hasta la caviarada esta es la idea fuerza central, sólo que la estrategia va desde la toma del fusil por parte del MRTA hasta la infiltración de la caviarada en los cenáculos del Poder.

Validar Chavín de Huántar significa para los comunistas de todos los pelajes reconocer la acción de un Estado eficiente que protege a sus habitantes y admitir la derrota de una de las opciones comunistas que sostiene, con las armas en la mano, que “la violencia es la partera de la historia”, como el propio Marx.

Por eso, no han vacilado en perseguir y vilipendiar a los comandos con el beneplácito de muchos políticos que han preferido hacerse la vista gorda para no malquistarse el poder de la mafia caviar que,en su momento, apoyó la dictadura velas quieta y luego se ha trepado en todos los gobiernos por la puerta falsa, infiltrándose eficientemente en los medios de comunicación.

Los actos reivindicatorios por parte del Estado peruano tardaron 20 años. El Consejo por la Paz lo hizo hace más de dos años. Ahora, es importante mantener la memoria clara sobre el sentido integral de su exitoso operativo y que no caiga en la telaraña fraudulenta de los comunistas criollos. (*) Presidente del Consejo por la Paz- de Perú Nación
————-