¿Corea del Norte tiene hambre?

Por: Ricardo Sánchez Serra

Corea del Norte, el país paria, da mucho dolor de cabeza al mundo cada vez más seguido, convirtiéndose en una migraña para la paz mundial.
De 26 millones de habitantes y de una extensión geográfica equivalente a Ucayali y Tacna juntos, este Estado es un rezago de la Guerra Fría, protegido por la Unión Soviética y China para jaquear a Corea del Sur, de influencia Occidental. Actualmente China es su principal protector.

El excanciller Francisco Tudela –en un evento organizado por Posición.pe- nos ilustraba magistralmente que mientras el mundo miraba a Siria o Afganistán, el verdadero foco de tensión era el Pacífico Norte, más aún que Corea del Norte tiene bombas nucleares y que es más complicado un arreglo.

Sorprende que el presidente norteamericano Donald Trump haya planteado una reunión con su par norcoreano, el “astuto” Kim Jong-un. Quiere aplicar la diplomacia presidencial para directamente solucionar el embate, que generalmente ha sido efectiva.

Dado que el muchachito norcoreano es irresponsable, necio y provocador, todavía es prematuro ese encuentro. El Papa Francisco esbozó, luego de su viaje a Egipto, que Noruega podría mediar.

“Tenemos a los facilitadores, tantos en el mundo. Hay mediadores que se ofrecen, hay países como Noruega, por ejemplo… siempre está dispuesto a ayudar…El camino es el camino de la negociación, el camino de la solución diplomática. Esta guerra mundial a pedazos, de la cual vengo hablando desde hace más o menos dos años, es a pedazos, pero los pedazos se están estirando… porque esto de los misiles de Corea viene de un año largo… pero ahora parece que la cosa se ha calentado mucho”, dijo el Santo Padre.

Las provocaciones gratuitas del régimen totalitario norcoreano están llegando a su límite: además de Corea del Sur, amenaza a Japón y al propio Estados Unidos, con sus misiles balísticos intercontinentales.
Los boicots de las Naciones Unidas no están siendo efectivos y todos nos encomendamos a China, su aliado estratégico, por donde pasa el 90% del comercio norcoreano. Todos pensamos, Trump incluido, que China tiene la llave de la componenda.

China creó al monstruo y lo hizo crecer hasta convertirlo en un peligro para la humanidad por su desarrollo armamentístico nuclear. Pero su mascota, que creía domada, no le hace caso, también le muerde, pero el azote hizo que “fallaran” dos pruebas de misiles, ¿casualidad o presión? Una guerra en la región desestabilizaría el comercio mundial chino.

En el año 2010, Corea del Norte bombardeó sin motivo la isla surcoreana de Yeonpyeong, creando una fuerte crisis. Cuando conversaron con el padre del actual sátrapa, él pidió alimentos porque había gran hambruna en su país. Les donaron toneladas de alimentos y terminó parcialmente la crisis.

Hace un año Corea del Norte fue devastada por una sequía, la peor en 100 años, agravando la crisis alimentaria crónica.
¿La hambruna será nuevamente origen de sus bravuconadas? Estimo que sí, Kim Jong-un no es “astuto” es un chantajista.

Compartir