logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

De razas y racismo

13 Sep. 2017

De razas y racismo

Por: Martín Belaunde Moreyra

El gran pecado del occidente cristiano fue la esclavitud negra proveniente del África, pero no fue la única cultura que practicó esa lacra. Asimismo, los países islámicos la ejercieron hasta fines del siglo XIX y algunos sostienen que incluso hasta el siglo XX por vías subterráneas. La esclavitud en un principio no estuvo concentrada en la raza negra, ya que también hubo una presencia masiva de esclavos blancos en Grecia y Roma. Los gladiadores romanos generalmente eran esclavos blancos y algunos se rebelaron siendo aplastados, como ocurrió con Espartaco en el sur de Italia.

En Europa se prolongó a través los siervos de la gleba, también blancos, que se mantuvo como institución legal hasta la Revolución Francesa en Europa Occidental y en Rusia hasta 1861, coincidente con la emancipación de los negros del sur a raíz de la Guerra de Secesión de los Estados Unidos (1861-1865). En Iberoamérica la esclavitud negra fue gradualmente abolida en el curso del siglo XIX, en el Perú en 1854 y en Brasil en 1888, cuya proclamación le costó al trono al Emperador Pedro II.

Los conceptos de raza, racismo y esclavitud estuvieron asociados en la cultura occidental con la pretendida superioridad del hombre blanco a partir de los grandes descubrimientos geográficos y del colonialismo. También fue materia de supuestas investigaciones científicas difundidas en los siglos XIX y XX y hasta en poesías populares como “La carga del hombre blanco” del poeta inglés Rudyard Kipling. Eclosionó y fue derrotado con el nazismo hitleriano durante 1933-1945, enfocado en su demencial odio a los judíos a quienes se trató de exterminar en la Segunda Guerra Mundial con el tristemente célebre Holocausto.

Sin embargo, persistió en el sur de los Estados Unidos donde fue combatido a partir de las décadas del 50, 60 y 70 del siglo XX y en Sudáfrica hasta la abolición legal del apartheid en la década del 90. Hoy el racismo es un tema del pasado, pero que rebrota con ciertos incidentes violentos en Norteamérica. Por lo tanto, no se le puede considerar totalmente superado. Persiste la incógnita no resuelta si el terrorismo islámico tiene alguna connotación racial disfrazada detrás de la prédica musulmana. Igualmente, se le podría calificar como un choque de civilizaciones como lo sostuvo el investigador estadounidense Samuel P. Huntington.

La antropóloga norteamericana Ruth Benedict escribió a mediados del siglo XX que el racismo es un invento moderno. También señaló que el concepto de raza proviene del afán científico de clasificar a la especie humana por ciertos rasgos físicos hereditarios tales como el color de la piel y de los ojos, la forma de la cabeza, la chatura de la nariz, el grosor de los labios, la textura del pelo, etc., concluyendo que ninguna de esas características señala que un grupo humano sea superior al otro. Según ella, el racismo “es el nuevo Calvinismo mediante el cual se afirma que un grupo tiene el estigma de la superioridad y otro de la inferioridad”.

Por esa misma época el político, investigador y académico español Manuel Fraga Iribarne escribió que “no hay incapacidad radical de ninguna raza y todas pueden salvarse y progresar”. El suscrito comparte ese pensamiento en el sentido que todos somos iguales ante Dios.
—————