logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Después de la clasificación, empezar de nuevo

20 Nov. 2017

Después de la clasificación, empezar de nuevo

Por: Juan Sotomayor

La semana que pasó fue imposible sustraerse de la fiebre del futbol. La clasificación al mundial Rusia 2018 fue motivo de júbilo general en todo el país, en una jornada que recordaremos por siempre. Varios días después, puedo decir sin temor a equivocarme que lo más conmovedor fue sentir que por una vez en la vida todos los peruanos, sin excepción ni distinciones, estuvimos unidos por un mismo objetivo.

Es impresionante la influencia que puede ejercer un logro deportivo en la vida de millones de personas. Lograda la clasificación la vida continúa, nada ha cambiado, pero por estos días en el Perú vemos las cosas con un matiz distinto: se percibe alegría, confianza, optimismo, gratitud, fe en el futuro. Gran oportunidad para empezar de nuevo en muchos aspectos, especialmente en lo que al apoyo al deporte concierne. La clasificación no debería hacernos olvidar que hay muchas deficiencias en el manejo del deporte peruano, desde el trabajo con las divisiones menores, la infraestructura deportiva y la gestión de los clubes deportivos y amateurs en el país.

El futbol nos deja enseñanzas que podemos aplicar en cuanta actividad emprendamos. Nos ha dado la certeza que para lograr grandes objetivos, por más difíciles e inalcanzables que parezcan, es vital creer en nosotros mismos, vencer la resistencia al cambio, desarrollar nuestras capacidades con disciplina y entrega, trabajar en equipo, actuar siempre con humildad, no rendirse nunca, no improvisar. Tal como lo demostraron Ricardo Gareca, su comando técnico y seleccionados.
Pero el deporte no sólo es futbol. Hay muchas otras disciplinas que también merecen nuestra atención. Importantes triunfos internacionales en ajedrez, atletismo, vóley, tiro, remo, karate, entre otros deportes, no han tenido la cobertura que merecían. Es hora de ampliar el panorama y sumar esfuerzos para apoyar también a estas disciplinas, desde el Estado, los medios de comunicación y la empresa privada.

Ya hemos comprobado que el deporte puede fortalecer nuestra autoestima como nación, promover la unidad del país e incluso dinamizar la economía. Al igual que el arte y la cultura, no se trata de simples entretenimientos. Empecemos a verlos como instrumentos eficaces para el desarrollo integral de las personas, como elementos indispensables para el desarrollo del país.