logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Día mundial de la alimentación

17 Oct. 2017

Día mundial de la alimentación

Por: Andiolo Zevallos

La Organización de las Naciones Unidas, a través del Programa Mundial de Alimentos – PMA y la FAO, advierte que 815 millones de personas en el mundo no tienen alimentos para llevar una actividad digna y saludable en la vida; la mayoría son habitantes en países en desarrollo,con ingresos muy bajos,donde 66 millones de niños van a loscolegios sin comer alimento alguno.

“El mundo necesita producir un 50% más de comida para poder alimentar a más de 9.000 millones de personas en el 2050. Sin embargo, el cambio climático podría reducir las cosechas en más de un 25%. La tierra, la biodiversidad, los océanos, los bosques y otras formas de capital natural se están agotando a un ritmo sin precedentes” dice el Banco Mundial.

Buscando soluciones al problema, hace dos años, la comunidad internacional se comprometió a erradicar el hambre y la pobreza; lograr una agricultura sostenible, garantizar una vida saludable y trabajo decente para todos, reducir la desigualdad y promover el crecimiento económico inclusivo; pero el hambre sigue matando, sobre todo a los más indefensos; un niño muere de hambre cada cinco segundos.

Los años pasan, la población aumenta y la producción de alimentos es insuficiente;pese a los propósitos y buenas intenciones del gobierno, en “ElPerú, el hambre aún afecta a 2 millones de personas, y más del 43% de los niños de 3 años tienen anemia”, afirmaMaría Elena Rojas, representante de la FAO en el país.Mientras el Ministerio de Agricultura y Riego realiza denodados esfuerzos por mejorar el panorama.
Debemos actuar con urgencia y asegurar los alimentos del mañana.El país necesita desarrollar sistemas agrícolas más productivos y sostenibles; utilizando los inmensos espacios geográficos improductivosy satisfacer la demanda de nuestros compatriotas.

En el Día Mundial de la Alimentación, los gobernantes deben reflexionar y actuar con inteligencia y buscar alternativas para derrotar el hambre, un problema que abruma a todos, pero sobre todo a los más necesitados. Lamentablemente, pese a esta realidad, algunospersisten y se empecinan en convertir alimentos en combustible.

Las metas de poner fin a la pobreza y evitar el hambre para el 2030,aún está muy lejos, y no podrán alcanzarlos. No hay alimentos y la población sigue en aumento. Para el 2,030 seremos 8.500 millones; en el 2,050 llegaremos a 9.700 millones y en el 2,100 la población será de 11.200 millones. Necesitaremos más alimentos.