logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Educación y subversión

11 Aug. 2017

Educación y subversión

Por: Sergio Tapia

En los años del socialismo velasquista, que vivió el Perú en los setenta, surgió en rápido desarrollo un gremio de profesores de la educación estatal, llamado el Sindicato Único de Trabajadores de la Educación Peruana (SUTEP), cuyo estatuto es confesamente marxista-leninista.

Con ayuda desde el Estado, de esos años setenta, por los cuadros burocráticos socialistas que venimos soportando no sólo en el Ministerio de Educación, el SUTEP se consolidó y logró poner en jaque al Estado. Un juego dialéctico que gusta a los comunistas, y lo hacen en el Perú, desde hace muchos.

La línea partidaria que logró hacerse del botín que representaba el SUTEP, fue el Partido Comunista del Perú. No los comunistas pro-soviéticos, sino los amantes del modelo revolucionario maoísta (vía violenta con guerrilla y terrorismo, administrados como instrumentos ordinarios para la toma del poder). Entre las disputas por el liderazgo estos comunistas pekineses, formaron una diversidad de partidos, todos con la misma denominación (“Partido Comunista del Perú”). Para distinguirlos, se adoptó utilizar como apelativo el título del órgano de difusión de cada grupo partidario. Así, surgieron las denominaciones Bandera Roja, Puka Llacta”, Trinchera Roja, etc.

Los que se apoderaron del control sindical magisterial peruano, fueron los de “Patria Roja”, del cual se escinde (siempre por controversias de liderazgo), un grupo de mayor actividad delincuencial por prácticas terroristas: El Partido Comunista del Perú, bajo la jefatura del profesor universitario Abimael Guzmán; este grupo fue apodado “Sendero Luminoso”, para distinguirlo de tantos grupos de igual denominación (“Partido Comunista del Perú”). Pero, el SUTEP siguió bajo el control de “Patria Roja”.

Luego de la derrota militar del terrorismo comunista, “Sendero Luminoso” se recicla bajo la denominación de MOVADEF, apelando a los derechos humanos de los criminales terroristas, pero negando los derechos fundamentales de nuestras Fuerzas Armadas. Para esta maniobra política, que han sabido capitalizar y enriquecerse del empoderamiento cultural y social, han contado con los ingenuos que nunca faltan, y con los comunistas de las otras líneas de liderazgos, así como de las nuevas organizaciones desarrolladas denominadas “ONG”

Transcurridos casi 40 años, hay una eficaz penetración de la línea apodada “Sendero Luminoso”, hoy autodenominados “MOVADEF”, en el sindicato de profesores escolares. Lo ha reconocido en la semana, el Ministro del Interior, quien en los años setenta andaba en esa polarización ideológica de las izquierdas. Por lo que sobre el tema del empoderamiento marxista en los gremios, el ministro Basombrío habla con versación y autoridad.

Ha trascurrido un año de gobierno de PPK, mostrando un gran empuje para instalar la subversión moral en la educación peruana, estatal y privada, mediante la ideología de género. Y, se encuentra en las primeras horas de exhibición del “arreglo” o negociación, con las fraccionadas dirigencias del gremio de maestros estatales, que empodera las cúpulas comunistas en las estructuras sociales de nuestro país.

No nos consuela en nada que los niños y adolescentes, de las familias pobres y de escasos recursos, condicionados a matricular a sus hijos en colegios del Estado, se encuentren en una suerte de tenaza: entre la subversión moral de la ideología de género, y la ideologización del marxismo extremista y violento.
Blog (colección artículos publicados en La Razón): http://sergiotapiatapia.blogspot.com/