logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

El Espejo Negro

10 Jun. 2017

El Espejo Negro
Alfredo Lozada

Por: Alfredo Lozada

“Black Mirror” o El Espejo Negro en español, es el título de una estupenda serie británica, su nombre grafica como se ven las pantallas de los dispositivos tecnológicos que se han vuelto indispensables para todos y por los cuales accedemos al mundo de la información e internet.

Los celulares, computadoras, laptops o televisores de pantalla plana, se ven así, como un frio espejo negro cuando no están encendidos y carecen de luminosidad y brillo.

La serie tiene como objeto platearnos con atrevida ironía, cuáles podrían ser los efectos secundarios de esta especie de adicción que atraviesa nuestra sociedad a la tecnología, internet y redes sociales y los cambios de los cánones sociales que estas vienen generado.
La globalización virtual y sus herramientas nos han traído innumerables ventajas para comunicarnos y acceder a la información. El mundo está ahora, literalmente, en la palma de la mano se ha hecho pequeño y las distancias parecen acortadas.

Pero cómo evitamos que los niños tengan acceso a contenido no apto para ellos, si internet se ha convertido en el más útil vehículo para transportar pornografía. La popular aplicación WhatsApp transmite en segundos contenidos para adultos sin que el usuario los solicite.

Niños y adolescentes ahora usan celular, no tenerlo sería considerado como alguien fuera de lo normal y objeto de burlas por sus amigos. Su hijo puede ahora acceder a pornografía desde ese dispositivo que usted le ha dado.
Desde las redes sociales pueden ser atrapados por gente enferma y redes de tráficos de personas o ser sometidos a “juegos” que los instan a quitarse la vida como el temible “ballena azul”.
Los padres deben estar atentos a lo que hacen y a lo que acceden sus hijos, aunque algunos digan que es violar su intimidad, internet y las redes sociales son la puerta a muchas cosas negativas y sus efectos sobre los niños pueden ser devastadores.

La ludopatía no requiere de un casino físico para apoderarse de las personas, cientos de casas de apuestas están ahora en nuestros hogares a través de internet.

El bullying está en las redes sociales, las personas pueden ser maltratadas y humilladas por una opinión o por expresarse en forma distinta a lo políticamente correcto. Medios de comunicación muchas veces resaltan como noticia el “troleo”.

En las redes sociales las personas exhiben su vida, lo cual no solo es un problema de su propia seguridad, vemos como la vanidad es el motor de muchas publicaciones y fotos colgadas en instagram o facebook, dictaminada por estereotipos que cada día tienen algo supuestamente nuevo y mejor, así los usuarios son atrapados por la envidia y la búsqueda de lo banal, generando profundas frustraciones al no alcanzar lo que tienen otros.

¿Cuánto tiempo puede estar usted sin iluminar su espejo negro?
(*) Abogado, master en acción política, especialista en gestión pública