logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

El imperio de la ley

16 Feb. 2017

El imperio de la ley
Eduardo Farah H.

Eduardo Farah H.

El tema de la corrupción es un asunto sumamente sensible debido a que el Perú es un país con muchas necesidades y como ustedes saben, la vivienda, salud, educación, trabajo son muy deficitarios en nuestra sociedad y cuando uno observa que los servidores públicos abusan de su poder para decidir las compras, multas, adendas y otros sistemas y utilizan mecanismos que el pueblo no sabe y después se descubre la utilización de estas malas artes lo cual genera un gran desánimo en el sistema y como dice el refrán “ a rio revuelto, ganancia de pescadores “. Muchos de los políticos que defendían ciertas situaciones se olvidan de ello , se reciclan, atacan al sistema y comienzan a vender ilusiones, donde todos podemos verlo en países vecinos donde ya está sucediendo lo que nosotros hemos pasado.

No se olviden que yo viví el gobierno de Velasco Alvarado, que en el papel generaba ilusiones de que el país iba a cambiar, pero en la práctica, destrozaron el agro, nacionalizaron las empresas que después se tuvieron que vender a precio de chatarra y crearon una casta de nuevos ricos y por supuesto corruptos que los siguientes gobiernos democráticos tuvieron que combatir sin conseguir su éxito, según los últimos resultados de las declaraciones de los dirigentes de las empresas brasileras.

Esto no se pude aceptar, con tantas carencias en el país dejaron que se robe impunemente el dinero del Estado, al permitir que unas casetas de peaje cuesten 51 millones de dólares, es un crimen y las investigaciones no deben ser sólo a las personas que pusieron esos costos, sino a los que convalidaron dichos costos, es triste ver que esto suceda, a nadie se le ocurre que tres casetas de peaje con tres pequeñas casas puedan costar 51mll. de dólares, esto es un robo sin parangón y no me digan que los que estaban en el Ministerio de Economía no se dieron cuenta, lo trágico es que todo esto se escondió durante muchísimo tiempo.

¿Qué pensaran aquellos que no tienen para comprar una pastilla y poder aliviar su dolor de algún mal que le aqueja, ¿Qué gobierno hemos tenido, ¿qué les estamos dejando a nuestros hijos y nietos? Todos lo que gobernaban y que hasta ahora siguen gobernando, fuera de las palabras disonantes como traidor, mentiroso ¿Qué tienen que decir ante esta realidad?
Los que estamos en el sector privado somos conscientes del grave daño que se ha hecho a la credibilidad pública y tenemos que enseñar que los falsos mesías tienen la gran habilidad de engañar muy fácil a todos los ciudadanos, que con toda razón ya no creen en los políticos que muchos de ellos son gente correcta.

Esperamos que la justicia aclare esta situación que nuestro país nunca había llegado a vivir y que los corruptos paguen sus culpas de acuerdo a la ley, que es lo que debe imperar en nuestro país.