logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Empezó la campaña

25 Sep. 2017

Empezó la  campaña

Por: Juan Sotomayor

Las próximas elecciones regionales y municipales se realizarán en noviembre del 2018. Falta más de un año, pero en las calles ya se empieza a vivir el clima electoral. Nombres, fotos y símbolos aparecen por doquier en las avenidas y calles principales, promocionando a los posibles candidatos. Lo mismo sucede con las redes sociales, que se han convertido en el nuevo escenario que la tecnología nos ofrece para la confrontación política.Caminatas, repartición de regalos, posibles alianzas, promesas y, por qué no decirlo desde ahora, pugnas y zancadillas para desacreditar a quienes se perfilan con mayores probabilidades de lograr o mantener la aceptación popular, serán la constante de aquí en adelante. El objetivo principal de quienes carecen de argumentos será tumbarse como sea a quienes actualmente lideran las preferencias, por cualquier medio: denuncias sin fundamento, calumnias, videos, audios, etc.

En medio de esta efervescencia, una noticia proveniente del Congreso enciende las alertas. La comisión de Constitución ha aprobado un proyecto de ley que dejaría fuera de carrera a los movimientos políticos provinciales y distritales. En los próximos días estaría debatiéndose en el pleno y, de entrar en vigencia, modificaría radicalmente el mapa electoral de cada localidad, pues las estadísticas demuestran que son precisamente los movimientos los que han predominado sobre los partidos cuando de elegir autoridades locales se trata. Según sus promotores, esta ley tendría la finalidad de fortalecer los partidos políticos en el ámbito local. Lo cierto es que una disposición de este tipo obligaría a un reacomodo de las fuerzas políticas y al reclutamiento de líderes locales por parte de los partidos con inscripción vigente, haciendo mucho más intenso el proceso previo a la designación de candidatos, pues al existir menos posibilidades será mucho más encarnizada la pugna por participar en la carrera electoral.

Dentro de toda esta movida entre los actores políticos, es usual que los ciudadanos y sus necesidades pasen a un segundo plano. Esta es la situación que debemos revertir. Quien pretenda llegar a ser autoridad regional o local debe poner por encima de cualquier cosa el interés de sus vecinos. De éstos también depende tomar una decisión acertada. Evaluar las propuestas y los antecedentes de cada candidato, descalificar las dádivas y calumnias para exigir planes de gobierno viables y realistas es la gran tarea que los ciudadanos deben cumplir para asegurarse la elección de autoridades honestas y eficientes.