logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Esperemos sensatez

17 Nov. 2017

Esperemos sensatez

Por: Eduardo Farah

La economía peruana en el mes de Setiembre creció 3.18%, lo cual comparado con el mes de Agosto fue 2.28% y Julio 0.51% lo cual demuestra un crecimiento aceptable para las diferentes áreas de nuestra economía.

El BCR indicó que a partir de Setiembre el Perú superaría el 3% de crecimiento y sobre todo por el repunte en la construcción que en Setiembre ha sido 8.94%.
El sector Minería e Hidrocarburos ha crecido 13% lo cual ha superado al mes de Mayo cuando retrocedió a 0.63%; en el caso de la manufactura retrocedió en Setiembre a 2.55% y con ello se acumulan 3 meses de caída consecutiva.

El Comercio alcanzó un crecimiento de 1.62%, pero sin embargo no logra pasar el 2%; la pesca retrocedió 29.96% y esto es lógico porque todavía no se inicia la segunda temporada de pesca en la zona Norte y Centro del Perú.
En Telecomunicaciones y Servicios tuvimos 8.94% y en servicios prestados a empresas 1.24%.

Esto demuestra que estamos haciendo todo lo posible para poder crecer en el año 2,018 por lo menos en 5%, pero nos encontramos con lobbies absurdos y lo que no entendemos es por ejemplo que el Perú tiene un déficit de producción de leche de 30% en la demanda nacional y si se emite la ley que prohibiría la importación de leche en polvo, obviamente se generaría escasez y por el simple hecho de la ley de la oferta y la demanda subiría el precio de la leche y los más pobres sufrirían mucho más o se tendría que importar leche líquida haciendo más caro el transporte y el producto.

Ojo, que este 30% que faltaría a la demanda es de aproximadamente 1 millón de latas al día, pero como a los políticos consumados poco les importa lo que parece a simple vista una medida demagógica, prefieren que el habitante de menor poder adquisitivo, deba pagar más por la leche líquida que consume que por la leche en polvo que hasta hoy día consumimos.

Claro, siempre algunos políticos pretenden hacer el engaña muchachos, prohibir la importación de un producto con algún pretexto demagógico para que la demanda los obligue a subir el precio y darle mayor rentabilidad a un área de la economía que va a estar subvencionada por toda la población a costa de la pobreza de muchos.
Esperemos que la sensatez de la mayoría se imponga a la necedad de los demagogos que esperemos sea la mayoría.