logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Excesos regulatorios

09 Feb. 2017

Excesos regulatorios
Excesos regulatorios

Por: Antero Flores-Araoz

Quienes creían que los excesos regulatorios solo se daban en el gobierno nacional, los regionales y los municipales, así como en los organismos supervisores, pues se equivocaron. La administración electoral también tortura a los partidos políticos con exageradas disposiciones, regulaciones y requerimientos.

El artículo 34 de la Ley de Organizaciones Políticas dispone que los partidos, los movimientos de alcance regional y local, deben prever un sistema de control interno que garantice la adecuada utilización y contabilización de los actos y documentos de los que se deriven derechos y obligaciones de contenido económico.

Para el cumplimiento de dicha norma la lógica dice que bastaría tener el balance sustentado en libros y documentos contables, pero no, en su pernicioso y sobrecargado ánimo controlista y reglamentarista, la ONPE aprobó el Reglamento de Financiamiento y Supervisión de Fondos Partidarios, que excede al mandato legal.

Pero eso no es todo, en la práctica la autoridad electoral trata a las agrupaciones políticas como si fueran sociedades mercantiles que listan sus acciones en Bolsa, y por tal circunstancia deben proteger a los inversores.

Para cumplir con los requerimientos de la ONPE las agrupaciones políticas requieren de un profesional de las ciencias contables, pero además de personal administrativo para que haga todo lo que le venga en gana a la autoridad electoral.

Por ejemplo, no contenta la autoridad con la presentación del balance del último año del partido político, requiere para que se le entregue información adicional, que a su vez deberá ser proporcionada por terceros, para lo cual la autoridad entrega los modelos o formatos de comunicación que los partidos deben cursar a las instituciones bancarias en que tienen sus cuentas para la confirmación de saldos.

También cartas de confirmación tanto a deudores como a acreedores, hasta con lista de facturas y documentos que acrediten el saldo en el Estado de Cuenta. En adición carta de los abogados del partido respecto a las acciones legales en que esté involucrado su patrocinado, con estimación de las contingencias y probables resultados de tales acciones, descripción de pasivos, e información de modificaciones de capital de los acreedores, estructura de la sociedad o cambios relevantes en deudas a largo plazo o capital circulante, enajenación de inmovilizaciones o actividades importantes de la entidad, pérdidas o daños significativos en los activos del negocio, entre muchos otros datos.

Si creen que lo expuesto es todo, pues grave error, dispone la autoridad electoral que el representante legal del partido confirme saldos de caja y bancos, cuentas por cobrar, inventario de existencias contabilizados al costo además del recuento físico, y la declaración que los estados financieros se han efectuado de acuerdo a las Normas Internacionales de Auditoría (NIA) teniendo como marco referencial lo dispuesto por el Consejo Normativo de Contabilidad que oficializa la aplicación de las Normas Internacionales de Contabilidad – NIIF.

La verdad, que ni Kafka lo creería, por lo que nos tenemos que preguntar si ésa es la forma en que las autoridades electorales fomentan la participación de los ciudadanos en la política, pues más parece que nos desalientan.