logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Extradición de Alberto venero

28 Nov. 2017

Extradición de Alberto venero

Por: Javier Valle Riestra

En 19 de enero de 2001 el 41° Juzgado Penal de Lima (posteriormente el caso estaría a cargo del Sexto Juzgado Penal Especial-Anticorrupción) abrió instrucción en contra de Víctor Alberto Venero Garrido por los delitos de cohecho propio, impropio y encubrimiento real, tipificados en los artículos 393° y 405° del Código Penal, bajo mandato de detención.

El expediente giró bajo el número 7853-2000 inicialmente a cargo del Quinto Juzgado Penal Especial. Enterado que Venero Garrido se hallaba en Miami, Florida, el citado Juzgado solicitó su captura internacional, la que se tramitó a través de la INTERPOL.

También, el mismo juzgado solicitó al Ministerio de Relaciones Exteriores, el 26 de enero de 2001, tramitar la expulsión de Venero Garrido del territorio de los Estados Unidos de América. Dicha solicitud fue desestimada en 30 de enero de 2001.
El embajador Benjamín Ruiz Sobero indicó al magistrado solicitante la forma y requisitos para tramitar la solicitud de extradición. Debía efectuarse conforme a la ley N° 24710 y el D.S. N° 044-93-JUS. Mediante auto del 31 de enero de ese año, el aludido juzgado adecuó su pedido como una solicitud de detención preventiva, con propósito de ulterior extradición activa.

Atendiendo a una solicitud de la Embajada del Perú en los Estados Unidos de América, y conforme a la solicitud del Fiscal Asistente, Curtis Miner, quien actuó a nombre del Estado Peruano, Venero Garrido fue detenido el 26 de enero del 2001 en Miami, disponiendo su internamiento en el Centro de Detención Federal de Florida.

El 2 de febrero de 2001, Venero Garrido compareció ante el magistrado John O´Sullivan, Juez Federal de los EE.UU., y manifestó verbalmente por sí mismo, sus abogados y por escrito, su deseo de acceder a la solicitud de extradición del Gobierno Peruano, declinando sus derechos a contradecir la solicitud de extradición que en contra de él se había formulado.

En la misma fecha, el referido magistrado extendió la resolución denominada “Certificado de Extradición y Orden de Entrega”, mediante la cual se ordenó que en vista que el extraditurus era requerido por las violaciones de los artículos 393°, 394° y 405° del Código Penal Peruano, fuera entregado a la custodia del Auxiliar de Justicia de los Estados Unidos, a la espera de ser entregado a las autoridades del Perú conforme a las leyes aplicables y al Tratado de Extradición suscrito entre los Estados Unidos y el Perú.

Lima 28 de noviembre de 2017