logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Extradición de Slobodan Milosevic

12 Sep. 2017

Extradición de Slobodan Milosevic

Por: Javier Valle Riestra

Recuerda Sonia Aparicio que genocidio, crímenes contra la humanidad, violaciones de la Convención de Ginebra y de las leyes o costumbres de guerra son los cargos que el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) imputaba a Slobodan Milosevic y cuatro de sus hombres más cercanos: el ex presidente serbio Milan Milutinovic, el ex vice primer ministro Nikola Sainovic, el ex jefe del ejército general Dragoljub Ojdanic, y él ex ministro del interior serbio Vlajko Stojiljkovic.

Estos cuatro cargos engloban numerosas y continuas atrocidades cometidas en los Balcanes en los años 90, según detallan las actas de acusación: persecuciones, exterminación, asesinato, matanza intencionada, financiamiento ilegal, encarcelamiento, tortura y actos inhumanos, deportaciones y transferencia forzosa, asesinato, tratamiento cruel, ataque a civiles, destrucción licenciosa y pillaje de la propiedad pública o privada.

El 24 de mayo de 1999, el ex dictador fue acusado formalmente por el TPIY de organizar en Kosovo una campaña de limpieza étnica contra los albanokosovares entre enero y junio de 1999, que causó la muerte de cientos de personas y la deportación de otras 740.000; el acta de la acusación que fue enmendada posteriormente en dos ocasiones, el 29 de junio y el 29 de octubre del 2001, asegura que Milosevic “planifico, incitó a cometer, llevó a cabo, o ayudó y alentó una campaña de terror y violencia dirigida contra los civiles albaneses de Kosovo y la RFY”.

El 28 de junio de 2001 fue entregado Milosevic al TPIY. La decisión de enviarlo a La Haya fue tomada por el gobierno Serbio en contra de un fallo del Tribunal Constitucional yugoslavo que horas antes había suspendido la entrada en vigor de un decreto gubernamental federal al respecto. Los 23 miembros del gobierno de Serbia apoyaron el traslado al TPIY a pesar de ese fallo.

El Primer Ministro Serbio, el pro occidental Zoran Djidjic, fundamentó la entrega en el artículo 135 de la Constitución serbia que autoriza a esa República otrora yugoslava asumir tareas federales “cuando los órganos federales no estén en condiciones de hacerlo”. Milosevic fue oficialmente acusado, el 8 de octubre de 2001, por el TPIY de la limpieza étnica cometida en Croacia entre al menos el 1 de agosto de 1991 y junio de 1992.

En ese periodo, las fuerzas serbias, de las que era el último responsable, acometieron una brutal campaña contra todos los habitantes que no eran serbios, según el acta de acusación.