logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Género: Ideología o dictadura

30 Dec. 2016

Género: Ideología o dictadura
Sergio Tapia

Por: Sergio Tapia

Estas reflexiones las dedico en memoria del sacerdote Juan Claudio Sanahuja, recientemente fallecido el 23 de diciembre en Buenos Aires. Un prócer en materia de denuncias sobre los orígenes siniestros de la ideología de género. Publicó diversos libros, cuyos títulos revelan originales perspectivas de la novísima dictadura de género: “El gran desafío, la Cultura de la Vida contra la Cultura de la Muerte” (1995), “El desarrollo sustentable” (2003), “¨Poder Global y Religión Universal” (2010, y 2016 edición post mortem), “El gran desafío” (2014). Asimismo fue promotor y editor del servicio de información, por vía electrónica, “Noticias Globales” desde 1998, dedicado al seguimiento y análisis de la gestación de los documentos que sobre género y en general la anti-vida elaboran los organismos internacionales, como la ONU y la OEA. Además, desde el 2001 editó “Notividas”, con similar contenido en relación a la producción legal y actuación política en la República Argentina.

El tema es de actualidad particular en el Perú, debido al inusitado empeño del presidente PPK, que con muy escasos meses de gobierno juega su estabilidad política y las condiciones de gobernabilidad. PPK lo apuesta todo, para imponer la ideología de género, mediante un plan educativo gestado desde hace años por el gobierno de su predecesor (el socialista Ollanta Humala).

Este afán de imponer a toda costa, de manera transversal en todo el currículo escolar, a los niños desde los 3 años de edad; revela la transformación de la ideología de género en dictadura político-cultural. Contra los artículos 1, 13 y 16 de la Constitución Política; PPK pretende dictar contenidos educacionales, tergiversando la sexualidad humana, contrariando la opinión de los padres de familia, el sentir mayoritario de la ciudadanía y la libertad de enseñanza de las instituciones educativas.

Las consecuencias son indeseables para la República, porque hiere sustancialmente la legitimidad del gobernante de turno. Además, de ser un peligro, pues, toda dictadura conlleva persecución y penalización en perjuicio de quienes se atrevan a disentir y resistir.

De otro lado, el género como clasificador de seres humanos, es una ideología. Porque es una múltiple equivocación: ontológica, antropológica, biológica, genética y moral. Es un error perversamente presentado como verdad. Igualito que el marxismo y el nazismo, ambas ideologías también.

Como toda ideología, es un reduccionismo de la verdad científica y de la comprensión metafísica de la realidad. Esto es la visión de género.

Parte de Europa experimentó la aplicación del cruel programa de transformaciones nazi, y lo penalizó universal e imprescriptiblemente. También el mundo ha sufrido –y algunos países aún lo sufren, entre ellos el Perú-, la inhumanidad de la imposición de la ideología comunista, que aún está a la espera de ser debida y convenientemente penalizada. Su demora se explica porque sus agentes aún controlan circuitos del poder mundial y nacional.

Ahora, el gobierno del presidente PPK se caracteriza, en sus inicios, por abanderar una revolución sexual. Lo que no estaba predicho, debido al perfil personal de PPK y a lo que prometió electoralmente.

Se predecía que la presidencia de PPK, obtendría rápida y eficazmente, la restauración del maltrecho aparato productivo multisectorial, estrepitosamente venido a menos gracias al gobierno socialista e incapaz de Ollanta Humala.

Pero, en economía la crisis sigue. Y, el gobierno le suma una conmoción socio-cultural con la ideología de género, aplicada dictatorialmente. ¿Y el Congreso, fiscalizador? De vacaciones, hasta marzo.

(*) Blog (colección artículos publicados en La Razón): http://sergiotapiatapia.blogspot.com/