logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Gobernar es servir

31 Jul. 2017

Gobernar es servir

Por: Sergio Tapia

En toda realidad compleja es necesario que uno de sus elementos cohesione a los demás, es un principio filosófico desarrollado por Aristóteles, y como principio metafísico que es, se aplica a toda realidad: física, química, botánica, zoológica, antropológica, social, cultural, etc. En cuanto a la realidad política, que es radical y exclusivamente humana, ese elemento cohesionador es la autoridad, es decir, aquellas personas que perteneciendo a la comunidad política, como los demás miembros, asumen una función de conducción y decisión.

En el ejercicio de la autoridad, las personas investidas de poder político, se legitiman o ilegitiman. En la vieja monarquía electiva peninsular ibérica, antes de la unificación monárquica del siglo XV, solían proclamar los nobles electores en la coronación de reyes electos: Nosotros que cada uno somos igual que tú, y que juntos somos más que tú, te hacemos rey; si lo haces bien lo eres, y si no lo haces bien, no lo eres.

Hoy, los ciudadanos mediante el voto universal, libre e igualitario, ejercemos elección directa para constituir el poder ejecutivo (una fórmula de tres personas, para que nos gobiernen por cinco años) y para igual número de años el poder legislativo de 130 congresistas. Por cuatro años elegimos las fórmulas en los gobiernos locales (región, municipalidad provincial y municipalidad distrital). Hay otra elección, no universal e indirecta, mediante la representatividad de los colegios profesionales, para designar los miembros del Consejo Nacional de la Magistratura, quienes a su vez nombran y destituyen jueces y fiscales.

Los ministros, cuyo rol es tan destacado e importante, son nombrados de común acuerdo por el presidente de la república y el presidente del consejo de ministros.

La comunidad política del Perú es más antigua que la fundación de nuestra República, y ha tenido configuraciones diversas. En la etapa histórica pre-hispánico-cristiana, una de las expresiones de unidad en comunidad política eficaz fue el imperio cuzqueño de los Incas. Luego, la configuración hispánico-cristiana de nuestra nacionalidad, se expresó con el Virreinato del Perú (edificado sobre la Gobernación de Nueva Castilla). Y, próximo a cumplir 200 años, la actual República del Perú, nuestra comunidad política.

En contraste al mapa europeo, nosotros hemos gozado de mayor estabilidad, en cuanto a fronteras territoriales y sistemas políticos, y paz. Pero, en lo que se refiere a calidad gubernativa, nuestro resultado es azarosamente lamentable.

Los signos político-morales del tiempo que nos corresponde testimoniar, a corto y mediano plazo, es decir, la duración prevista para el gobierno de PPK, ni son aciagos, ni gozan de buen auspicio.
La dirigencia política padece de corrupción, en grado de lepra. Éticamente mortal, y contagiosa en las generaciones del recambio. Casi a “todos” los altera, los trastoca ética y socialmente. Y los transforma en cínicos.

A los peruanos de hoy se nos emplaza con un gran reto, para una empresa trascendente: Hacer que sea verdad que seamos firmemente felices en la unión (lema de nuestros albores republicanos).
Blog (colección artículos publicados en La Razón): http://sergiotapiatapia.blogspot.com/