logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Historiografía Revisionista (III)

02 Aug. 2017

Historiografía Revisionista (III)

Por: Pedro Godoy P.

SANTIAGO DE CHILE.- En la Parte I y II de esta serie, el autor repasa los textos con enfoques insularistas sobre la Patria Grande y la inducción a través de la prensa, la TV e incluso las universidades para imponer esos enfoque como oficiales y patrimoniales. A continuación la III Parte:

“Se encubren las maquinaciones del capitalismo británico que desencadenan la Guerra del Pacífico. No ponderan que el venezolano Sucre es el primer Presidente del Alto Perú y con su nombre se rebautiza Chuquisaca. Sería “pedir peras al olmo” que capten el porqué profundo un militar español Gabino Gaínza cabecilla de la resistencia fernandina en la chilenísima Patria Vieja después es mandatario de las Provincias Unidas de Centroamérica.

“La historiografia uruguaya evita poner de relieve a Artigas como un federalista argentino oriental. Por ende, su pedestal no es únicamente uruguayo. Poco y nada se alude a la anexión de Tejas por EEUU y menos a la guerra yanqui contra México que le usurpa la mitad de su suelo. Menos hay un comentario sobre la Guerra de la Triple Infamia que implica el genocidio del Paraguay. Datos significativos de este tipo debieran acumularse. Es tarea de los historiógrafos nacionales y populares confeccionar catálogo de estos datos que invitan a profundizar el texto pionero de Jorge Abelardo Ramos.

“En lo que respecta a la relación chileno-argentina, nuestra historiografía, siendo imposible marchitar los laureles de Chacabuco y Maipú, opta por generar un O´Higgins de la misma envergadura que San Martín y se infla a Tomás Cochrane. Este mercenario escocés se convierte en santón de la Armada y la anglofilia de esa rama de las FFAA lo conserva sobre un altar. En las biografías argentinas de Dorrego que reviso la referencia a su actuación en Chile son mínimas. Sin embargo, es aquí entre 1810 y 1811, donde se inicia la preparación política y se despierta la vocación militar. Contrario sensu, en tratados y manuales que circulan en Chile apenas si se menciona al destacado héroe.

“Hay entonces responsabilidad de una y otra historiografía. A los historiadores argentinos la labor cívica y castrense del personaje en Chile no pasa de constituir aventura periférica y para los historiadores chilenos es mortificante que sea protagonista de tan trascendentes hechos patrios un “extranjero” como ese muchacho porteño que viniera, como tantos otros rioplatenses, a estudiar en la Real Universidad de San Felipe.

“Esa urdimbre común es opacada o amputada por la patriotera “académica” lugareña. De los gabinetes de los historiógrafos oligarcas o cipayos, el virus de la balcanización salta a los manuales escolares de Historia Patria y de allí a los medios. De éstos al imaginario colectivo. Por eso se valora la obra magna de Ramos hoy justipreciada en la Venezuela de Chávez –“más vale tarde que nunca”y se estima valioso fundar -como órgano de Estado y no apéndice de gobierno el Instituto “Manuel Dorrego” de Revisionismo Histórico cuyos fundadores tuvieron la agudeza de darle alcance no sólo argentino, sino iberoamericano.

(*) Centro de Estudios Chilenos- Cedech. Email: profe@cedech.cl Blog: