logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Israel: Tragedia interna en 3 actos

18 Jan. 2017

Israel: Tragedia interna en 3 actos
Alter B. Himelfarb W.

Por: Alter B. Himelfarb W.

Primer Acto de la Tragedia: En Marzo del 2016, en la ciudad de Hebrón, (donde reposan los restos de nuestros patriarcas y matriarcas Abraham, Isaac, Jacob y Yosef, Sara, Rebeca y Lea), hubo un atentado. Un terrorista, cuchillo en mano, hirió a un Guardia de Frontera, siendo reducido en segundos. El terrorista –Abdel Fatah Al Sharif, de 20 años–yacía con vida en el piso y no comprometía la vida de los que por allí circulaban, como otros guardias, soldados, enfermeros del Maguen David Adom, etc.

Minutos después, apareció el Sargento Elor Azaria, de 19años y sin preámbulos, en medio de la gente que afanosamente circulaba allí, disparó a la cabeza del terrorista.

De lo anterior no se tenía conocimiento, hasta cuando comenzó a “reventar”, como palomitas de maíz, un video que aparecía en medios de difusión electrónica, por una ONG, llamada Betzelem.

Ante ésa indiscutible evidencia, no quedaba más opción al ejército que detener y abrirle juicio a Azaria, por “prácticas que no se identifican con el código ético del Ejército”.

Segundo Acto: El sargento Azaria, permaneció detenido en una base militar, hasta el 3 de Enero del 2017, en que el Tribunal Militar localizado en Tel-Aviv, durante cerca de 3 horas, leyó la sentencia que condena a Azaria por “asesinato” y que podría ser penalizada con 20 años de prisión.

Desde que se dio la noticia, la sociedad israelí se dividió: entre los que tomaron algunos líderes políticos que consideran héroe a Azaria y los que aprueban que a todo terrorista en acción, hay que eliminarlo. Este grupo además, abre la posibilidad que el sargento Azaria sea indultado con perdón del Presidente. Este grupo además, ha realizado manifestaciones incitando a la violencia y con amenazas de muerte.

Queda el grupo de los que se solidarizan con la familia, sin menoscabar, que es el mismo Ejército quien lo juzga en sus Tribunales, para quienes lo cometido es un asesinato. .

Los defensores de Azaria, pretenden que sus contraproducentes amenazas de muerte al Comandante en Jefe del Ejército, a los Jueces y al Fiscal, pudieran tener éxito. Pero con esas actitudes, puede uno especular qué calidad de personas y políticos se encuentran en la fracción que está contra la ética y la Justicia Militar.

Si se podía buscar un punto intermedio en la sentencia, llegó el tercer Acto, como si quitaran el otro ojo a un tuerto.

Tercer Acto de la Tragedia: Este domingo 8 de Enero, cuando un grupo de soldados que bajaban de un bus, en un área conocida como “mirador” hacia la ciudad vieja, un camión se montó sobre la vereda y los embistió. De ésta acción, 3 soldados varones y una mujer fueron asesinados, más 13 heridos, algunos de los cuales estaban aún bajo las ruedas del camión. Pero cuando vieron que el camión continuaba con su diabólica acción, soldados y civiles armados, terminaron con la vida del musulmán palestino que lo conducía, Fadi Ahmad Al Qunbarr, del barrio Jabel Mukaber. La placa israelí del camión, era robada, lo que demuestra premeditación y alevosía.

En Gaza, el grupo terrorista Hamás, repartió dulces a los niños, celebrando el acontecimiento y la hermana de Fadi, simpática jovencita, declaró sobre su hermano, que “Es el martirio más hermoso”.

Fin de los 3 Actos, quedando una pregunta en el ambiente: ¿Deberían haber disparado a las llantas, frenar el vehículo y preguntarle al experto conductor: ¿Por qué lo hiciste?

¿Hasta dónde, se puede ser “ético” con éstos musulmanes salvajes? ¿Hasta dónde vale la pena el juicio, por matar a una rata que casi se roba el queso?

(*)Miembro A.I.E.L.C.