logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Izquierdas e integración de Latinoamérica (I)

31 May. 2017

Izquierdas e integración de Latinoamérica (I)
Pedro Godoy P.

Por: Pedro Godoy P.

SANTIAGO DE CHILE.- ¿Hasta qué punto las ‘izquierdas’ en sus programas contemplan la integración de nuestra América? Dicho en otros términos, ¿gravita sobre ellas la noción de Patria Grande? En primer lugar establezcamos que existen las izquierdas liberales y las izquierdas marxistas. Las primeras son retoños de las alas radicalizadas de los añosos Partidos Liberales. Las otras, reflejo de la revolución soviética. A título de anticipada conclusión se manifiesta que ni una ni otra son nacionalistas iberoamericanas.

Aun más, como son cosmopolitas o, si se quiere, universalistas o como les agrada rotularse “internacionalistas” hasta la expresión ‘nacionalismo’ les produce náuseas. Sin embargo, a título de solitarias luminarias, existen un Benjamín Vicuña Mackenna, un José Martí, un Eugenio María de Hostos, un Francisco Morazán o un Justo Rufino Barrios. Se enumeran a título de excepciones. Poseen el mérito de conservar la idea-fuerza unificadora y algunos se juegan la vida para imponerla. Se les glorificará por diversos motivos, pero no por su esfuerzo por superar el desmembramiento.

Las izquierdas de inspiración soviética muy rápidamente envueltas en el frenesí electorero le quitan el cuerpo a enfrentarse con el chauvinismo que es la muralla china que bloquea reconstruir la Patria Grande. Por táctica esquivan la faena que implica revisar la Historia Oficial paso previo para asumir como bandera la integración. Impusieron un discurso antimperialista y antioligárquico y ambos ‘antis’ evaporan la reinterpretación de la Historia y no aparece por ningún sitio la bandera de la unidad de América Latina.
Peor que eso, por una ‘adopción’ mecánica de la teoría de Stalin que propicia la autodeterminación de las mil y una nacionalidades que vivían en aquella cárcel de pueblos que fue el colonial Imperio de los Zares en vez de integración impulsan ya en las décadas del 20 y el 30 la república mapuche, quechua, aymará o guaraní. Abrazan y hasta hoy un indigenismo atomizador cuyo nexo es evidente con la ‘indolatría’ de los nietos de los encomenderos que hacen la emancipación para su beneficio y de yapa luego despojan a los aborígenes de su suelo ancestral.

¿De que vertiente rebrota el latinoamericanismo? Por cierto de un filón sin influjo en la escena política que es un catolicismo de tinte hispanizante que, en Chile representa muy bien Jaime Eyzaguirre, de José de la Riva Agüero en Perú, Manuel Gálvez en Argentina, José Vasconcelos en México y en Centroamérica Julio YcazaTijerino. Ellos por conservar la tradición ibérica evitan la anglomanía, no se globalizan encastillandose en una nostalgia virreinal que permiten a ambas izquierdas acusarlos, primero de ‘pasadistas’ y ‘reaccionarios’ y después de “franquistas’.