logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

La Cancillería nos debe una explicación

26 Jul. 2017

La Cancillería nos debe una explicación

Por: Ricardo Sánchez Serra

Se publicó recientemente un documento reservado de la Cancillería solicitando a los diplomáticos peruanos no asistir a la recepción de la Embajada de Francia por su día nacional. Es una lástima que un empleado haya filtrado ese memorando a los medios de comunicación. Es una deslealtad.

El presidente Pedro Pablo Kuczynski asistió con su esposa y brindó por la República Francesa, así que no entendemos esa orden. Se especula que la Cancillería estaba fastidiada por los tuiters del ahora exembajador de Francia, Fabrice Mauriès. Se rumorea que el canciller Luna estaba molesto porque le preguntó al francés si era cierto que el exmandatario Ollanta Humala quería asilarse y dicen que el diplomático le contestó de mala manera.

Al margen de cuál será la verdad, lo cierto es que cambiaron al embajador francés, que estuvo menos de tres años en el Perú e inusitadamente se anunció el beneplácito al nuevo plenipotenciario, Antoine Grassin, en tiempo récord. Generalmente, se anuncia que los nuevos embajadores, fulano y mengano presenten cartas credenciales en tal fecha ante el presidente, y casi nunca se anuncia el “placet”.

Probablemente “en reciprocidad” los diplomáticos franceses no asistan a la fiesta nacional de Perú en París, o que el mandatario Macron venga al Perú en setiembre pero ya no en visita oficial. No sabremos la reacción de Francia, si la Cancillería no explica qué pasó. En todo caso, PPK tiene la llave de la efectiva “diplomacia presidencial” para solucionar cualquier problema.
De otro lado, tampoco se ha esclarecido convenientemente porqué se llamó a nuestro embajador en Quito, cuando se estaba conversando con los ecuatorianos el tema del muro que acompaña al “Parque Lineal Huaquillas”. Ya lo preguntamos: ¿No se pudo seguir dialogando? ¿No se supo ser más tolerante?

Por otra parte, se comenta que la Cancillería está evaluando expulsar al embajador venezolano, Diego Molero, por fuertes presiones foráneas a la institución. Salvo la “presión” de algunas personas, ¿hay algo más que debamos conocer?
El Perú decidió unilateralmente retirar al embajador en Caracas. Generalmente estas decisiones se toman en conjunto con otros países de la región. Y nadie nos siguió.

No es conveniente una expulsión del embajador venezolano, debido a que el Gobierno de ese país podría considerarlo como una agresión y en reciprocidad echaría a nuestros diplomáticos y probablemente a los miles de ciudadanos peruanos residentes en ese país –como lo hizo Catar con los sauditas- en una escalada sin precedentes en la región. Es más, tampoco ayudaría a la solución del conflicto interno venezolano.

Sería beneficioso que la Cancillería efectúe precisiones, para evitar los rumores que tanto daño hacen a las personas y a las instituciones, y más aún que en los próximos meses ocuparemos un asiento en el Consejo de Seguridad de la ONU, con mayores responsabilidades de cautelar la paz y la seguridad internacionales.
@sanchezserra