logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Las lecciones que nos deja el fútbol

09 Oct. 2017

Las lecciones que  nos deja el fútbol

Por: Juan Sotomayor

A un día del trascendental partido que sostendrá nuestra selección con el representativo de Colombia para definir la clasificación al mundial de Rusia 2018, el Perú entero está a la expectativa y todo ha pasado a un segundo plano, por lo menos hasta el martes por la noche. Revisando lo que fue el proceso clasificatorio, considero importante rescatar algunas lecciones que nos pueden servir para el futuro, no sólo en lo deportivo sino también en nuestra vida diaria como sociedad y nación.

La selección nos ha enseñado que debemos confiar en los jóvenes y no tener miedo de darles grandes responsabilidades. El principal mérito de Ricardo Gareca al mando de la selección ha sido identificar potencial en jugadores que no eran tomados en cuenta einfundirles la suficiente confianza en sí mismos para motivarlos a superarse cada día más. La respuesta ha sido espectacular: dedicación, compromiso, disciplina, responsabilidad, solidaridad, trabajo en equipo. Son muchas las cualidades y valores que este grupo humano nos ha trasmitido en todos estos meses. Los resultados están a la vista.

Con ellos hemos aprendido que cuando hacemos bien las cosas y ponemos todo nuestro empeño, podemos llegar al final del camino dependiendo de nosotros mismos. Algo a lo que deberíamos acostumbrarnos siempre, no a depender de los resultados o errores de otros para cumplir nuestras metas.

Desde la afición, también ha quedado demostrado que juntos somos capaces de lograr grandes resultados. Unidad, solidaridad, creatividad y capacidad de organización fueron visibles en el recibimiento que la comunidad peruana radicada en Argentina brindó a la selección, provocando el asombro y la emoción de propios y extraños. Como en el fútbol, en la vida todos tenemos siempre algo valioso que aportar, incluso una arenga o una oración.

Como en las clasificatorias, nada que sea valioso llega fácil en nuestra vida. Siempre es necesaria una cuota de sacrificio.Por más complicado que se presente el panorama en algún momento y parezca que ya no tenemos opción, nunca debemos rendirnos. Como no se rindieron los jóvenes que hoy nos ponen a un paso de la clasificación. Alentemos con más fuerza y contribuyamos todos a lograr el objetivo, esta vez con la convicción que el amor al Perú debe trascender al fútbol e inundar todos los ámbitos de nuestra vida: la familia, estudio, trabajo, política, economía, salud, trabajo, educación, etcétera… Claro que podemos…. !VAMOS PERÚ!