logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Los grandes perdedores

21 Aug. 2017

Los grandes  perdedores

Por: Francisco Diez-Canseco Távara

Los grandes perdedores de la huelga magisterial son, a no dudarlo, los niños y adolescentes que han dejado de estudiar varios meses y están a punto de perder el año.

No está demás recordar que, en las pruebas PISA, el Perú ocupa uno de los últimos lugares en comprensión de textos y desarrollo matemático. Existe además una visible desigualdad entre la educaciòn que se imparte en las zonas rurales y urbanas, así como aquella que se dicta en centros educativos privados y estatales.

A ello se suma, por cierto, la politización imperante en el magisterio en un escenario en el que, durante el gobierno de Humala, una ministra de Educación caviar suspendió durante 2 años las capacitaciones a un gremio que, durante el régimen de García Pérez, fue jalado en casi un 100 por ciento de sus integrantes en la prueba meritocrática que debieron pasar.
Es la pura verdad que los profesores están muy mal pagados en el Perú y que PPK incumplió su promesa electoral de darles un incremento de 2 mil soles durante su primer año de gobierno.

Pero ninguna de las dos verdades antedichas justifica el planteamiento que han formulado para que no se realicen evaluaciones periòdicas como si las hay en otros sectores.

Tiene que haber capacitación y actualización permanente y evaluación periódica para que mejore la educación en nuestro país.

Ceder ante la presión de una huelga politizada por elementos radicales a los cuales los niños les importan poco o nada, significa entregar a los comunistas la educación del Perú por un plato de lentejas: el de levantar la huelga para que sigan haciendo de las suyas manteniendo a los educandos en un inaceptable ámbito de mediocridad y distorsión ideológica.
Lo que se juega en esta huelga magisterial es mucho más que el tiempo coyuntural de estudio de jóvenes y niños y la justicia del petitorio de los profesores.

Se juega el futuro de la educación en el Perú para miles de futuros ciudadanos que ya están suficientemente golpeados por el mal ejemplo de políticos corruptos e incompetentes.

(*) Presidente del Consejo por la Paz/Presidente de Perú Nación