logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Los viajes de Gulliver

31 Aug. 2017

Los viajes  de Gulliver

Por: Martín Belaunde Moreyra

Cuando leí que la mayoría parlamentaria fujimorista, aprobó un cuarto intermedio parar demorar dos viajes de PPK al exterior, recordé el cuento infantil que titula el presente artículo. Con algunas diferencias sin embargo. En el presente caso, Gulliver, o sea el Presidente Kuczynski, se le impediría salir del país, para hablar en la Asamblea General de la ONU y saludar al Papa.

En la trama de la historia inglesa, Gulliver era un médico que viajaba a bordo de una nave y se perdió en el mundo. En sus míticos viajes tropezó con gigantes y enanos, salió airoso con los primeros, pero casi pierde con los segundos. ¿Cómo ocurrió eso? Los liliputienses, vale decir los enanos, lo amarraron mientras estaba dormido dejándolo inerme. ¿Quiénes son los liliputienses en esta historia? Que cada ciudadanosaque sus conclusiones, pero enfatizo la moraleja: un gigante bueno, bastante desprevenido, amarrado por unos seres físicamente diminutos, pero muy astutos que lo quieren convertir en su rehén. ¿Hay alguna semejanza con la situación política del Perú?

Sí y lo digo sin falsas ironías, como la frase que da lo mismo que el Presidente Kuczynski esté dentro o fuera del Perú, porque igual no gobierna. En mi opinión personal PPK está enfrentando una situación complicada pero no desesperada. La complicación se deriva fundamentalmente de estar en minoría absoluta en el Congreso y con una bancada que tampoco ayuda demasiado. Los gobiernos peruanos en el último cuarto de siglo, han gobernado con parlamentos totalmente adictos como fue el caso de Fujimori o, con una representación parlamentaria que sin llegar a ser mayoritaria era muy numerosa. El caso de Kuczynski es exactamente lo opuesto y eso le pasa la factura. Me dirán que la oposición fujimorista en determinados momentos ha sido razonable. Cierto, pero ¿qué le quedaba? Algunos congresistas se llenan la boca diciendo que, entre otras normas, aprobaron la ley anual del presupuesto y, ademásle otorgaron la gran mayoría de las facultades delegadas solicitadas por el gobierno. Respecto a lo primero no tenían alternativa, porque si no aprobaban el presupuesto, el gobierno hubiera promulgado el suyo conforme a la Constitución. Entonces,más que hacerle un favor al gobierno se lo hicieron a sí mismos. En cuanto a las facultades delegadas hubo una negociación política, en la que cada una de las partes cedió y obtuvo lo deseado. Sin criticar lo anterior, ¿qué tanto aspaviento? La mayoría fujimorista puede aprobar o derogar las leyes que quiera, incluidos los decretos legislativos, como en efecto han derogado algunos, pero desgraciadamente no los que merecían ser derogados, como por ejemplo la absurda ley de procuradores públicos.

Con lo cual también quiero decir que algunos de los problemas que sufre PPK son autoinfligidos. Y no me refiero al tema de su boca floja que en alguna forma parece haberlo superado, sino a ciertos errores no solo tácticos sino estratégicos. Chincheros, por ejemplo, donde tanto a él como a Vizcarra les faltó convicción para defender lo que públicamente consideraron un buen acuerdo. Entonces, ahora al gobierno y a la oposición, por el bien del Perú, no les queda otra cosa que arriar juntos y resolver la huelga de maestros como tarea del día. No hacerlo sería irresponsable.