Mahoma y El Corán (XIII)

Por: Alter B. Himelfarb W.

En Artículos anteriores, habíamos tratado el tema de la ONU y poníamos en entredicho el significado y la no FUNCIONALIDAD del concepto de unidad entre las naciones. Proponíamos la disolución de la ONU, en varios organismos similares, haciendo una reingeniería por países. Ampliamos el tema ahora, agregando que podría haber más opciones.

Por ello, traemos la desapercibida noticia, cual es la declaración que ha hecho el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, alrededor del 17 de Diciembre, antes de retirarse en próximos días de su elevado cargo: Ban Ki-moon reconoce que la ONU es un organismo parcial, tendencioso con prejuicios en contra de Israel.

Agrega que Ban ki-moon, ha admitido que * Durante décadas ha habido un desproporcionado volumen de manipulaciones políticas, que a su vez ha generado un volumen igual de Resoluciones, Reportes y Conferencias, criticando a Israel…Una tendencia parcializada en contra de Israel en la ONU y que en lugar de ayudar a la cuestión palestina, ésta realidad ha frustrado la capacidad de la ONU para cumplir su función con eficacia*

Admite Ban Ki-moon, que la hipocresía de la ONU hacia Israel, ha roto todos los récords, en la última década , reconociendo que la ONU aprobó cerca de 223 Resoluciones contra Israel, mientras que “apenas”, 8 Resoluciones condenaron al régimen de Siria, que ha masacrado a sus ciudadanos durante los últimos 6 años. Esto es absurdo, puntualizó.

También añadió Ban Ki-moon, que el hecho de que no existe una unidad política Palestina en Judea y Shomrón (Cisjordania) con Gaza, es un obstáculo para la solución de 2 estados.

Ban Ki-moon denuncia que esas votaciones sesgadas e hipócritas, dentro del seno de la ONU, son consecuencia de la votación de la mayor presencia en ellas del mundo árabe musulmán/mahometano, amén de otros tantos países que son musulmanes/mahometanos, sin ser árabes.

Y es exactamente a donde queremos llegar: Todo lo anterior es derivado de la formación y estructura moral que llevan los países árabes, musulmanes y mahometanos a ese espíritu de destrucción hacia lo que no concuerda con sus idolátricos planteamientos del Corán. El silencio de los mismos, deja un “ruido” ensordecedor por la ausencia de protestas.

No hubo malestar profundo de parte de estos países, por ejemplo, cuando la destrucción de las “Torres gemelas”. Más adelante, no lo hubo cuando asesinan a sangre fría a los caricaturistas del semanario “Charlie Hebdo”; igualmente los asesinatos también a sangre fría, en el “Teatro Bataclán”.

Y actualmente, pocas protestas se han dejado oír por el asesinato del Embajador Ruso en Turquía,

Los crímenes y masacres del Estado Islámico (EI) en Irak, Siria y Turquía, los crímenes del Presidente sirio Assad, contra los rebeldes de su propio país; los del EI contra éstos; varios atentados aéreos…Todo esas manifestaciones, gozan del silencio musulmán, porque esa es la conducta normal musulmana. Así se sientan ellos afectados, los unos por los otros, los unos contra los otros, aceptan esa situación con estoicismo y resignación, porque esa es su forma natural de pensar y actuar. Como quien dice: “Entre bomberos, no se pisan las mangueras”

La Península Arábiga, convertida desde principios del siglo pasado (gracias a la arrogancia y arbitrariedad británica, bailando por el petróleo), en Arabia Saudita, la “finca” de la tribu SAUD, fue a su vez fraccionándose en pequeñas repúblicas, con lo cual, fueron pasando, de 1 voto en la ONU a 8. La descendencia Saudita de las mujeres del Harem, fueron pidiendo pista y poco a poco aparecieron Jordania, Irak, Bahréin, Kuwait, Catar, República Árabe Unida. Para poder “visualizarlo”, la R.A.U., son en realidad 7 pequeños emiratos gobernados de forma absoluta por un Sheik en cada una de ellas).

De esta manera, la mayoría musulmana –tantos países árabes y no árabes-, se ha proliferado, de manera que sus votos pesan de manera arrolladora, al momento de votar Resoluciones. Tanto, que dio lugar al grave comentario de alerta del saliente Secretario general de la ONU, Ban-Ki moon.

(*) Miembro A.I.E.L.C.

Compartir