logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Martha Huatay

16 Oct. 2017

Martha Huatay

Por: Francisco Diez-Canseco Távara

El día de hoy sale de la cárcel Martha Huatay, luego de purgar una pena de 25 años en su calidad de dirigente de Socorro Popular, el brazo asistencial luego militarizado, del sanguinario grupo terrorista Sendero Luminoso.

Huatay es una terrorista que ha tenido el cinismo de negar su filiación senderista debidamente comprobada y que, sin gerónimo de duda, no retorna a la calle precisamente para reinsertarse en la sociedad peruana.

Huatay constituye, por el contrario, un peligro para nuestro país en el escenario permisivo para los terroristas que se desarrolló, entre otras cosas, mediante la revisión de procesos judiciales con el apoyo de la caviarada.

Mucho más peligrosa, en principio, que Maritza Garrido Lecca, la excarcelación de Huatay refleja las tremendas deficiencias de un sistema legal que no ofrece garantías no sólo por la corrupción imperante sino también por un mal enfocado garantismo que privilegia a los terroristas en desmedro de la sociedad en su conjunto.

Es verdad que, para impedir su salida de prisión, se ha intentado poner en evidencia lo que es evidente: la vinculación de Huatay con el atentado de Tarata, pero la Sala Penal Nacional se ha negado a colaborar para que, a través de la apertura de una investigación preliminar, se le retenga tras las rejas lo cual resulta increíble si no se tratara de un Poder Judicial plagado de corrupción y enormes deficiencias. Muy mal.

Es indispensable que se tomen inmediatamente medidas preventivas para evitar que Huatay, Garrido Leca y los que se vienen se reincorporen a las filas de Sendero Luminoso vía el MOVADEF, ya que planteamientos como el del “analista” Tapia en el sentido que sólo va a retornar al seno familiar son sencillamente inaceptables.

Deben establecerse grilletes electrónicos y firma mensual en el Poder Judicial, con informe de actividades, para los terroristas excarcelados, en aras de la seguridad del país.
Claro que estas medidas serán cuestionadas por los caviares y los garantistas a quienes no interesa la seguridad de los peruanos.

Pero ya es hora de poner las cosas en su sitio.
(*) Presidente de Perú Nación
Presidente del Consejo por la Paz