logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Masacre la de los terroristas, no de los marinos

12 May. 2017

Masacre la de los terroristas,  no de los marinos
Sergio Tapia

Por: Sergio tapia

Masacre designa la muerte provocada en personas generalmente indefensas. En el Perú, de los 80s los 90s, quienes masacraron a ciudadanos indefensos, en las ciudades y el campo, fueron los militantes del “Partido Comunista del Perú” (cuyo nombre no es, ni nunca fue, “Sendero Luminoso”), y los del “Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA)”.

Para detener el baño de sangre promovido por los comunistas, el gobierno de Belaunde decretó el estado de emergencia, que constitucionalmente permite el uso de la fuerza por quienes la saben utilizar legítimamente, nuestras Fuerzas Armadas (FFAA).

La violencia del marxismo siguió avanzando arrasando la Nación, masacrando al ciudadano indefenso. Y, destruyendo al Estado, asesinando funcionarios y empleados públicos y a sus familiares, atentando contra locales públicos, desapareciendo archivos oficiales, atacando puestos policiales y emboscando personal de las FFAA en las ciudades y en el campo.

Sin excepciones, las víctimas indefensas de los asesinos comunistas eran objeto de muerte salvaje, con torturas inimaginables. Así desangraron a pobladores sencillos del ande, a soldados jovencitos del servicio militar obligatorio, a mujeres y a niños, a alcaldes de pueblitos y a empresarios destacados. Quienes masacraron a peruanos, en los 80s y 90s, fueron los comunistas.

Pero no todos los comunistas responsables del baño de sangre subversivo, empuñaron armas. No. Habían profesores que ideologizaban, alumnos que eran ideologizados, abogados que desarrollaron un estilo de defensa a favor de los terroristas, jueces libérrimos en connivencia con la subversión, autoridades del Estado adherentes a la Revolución desbastadora y el contubernio del periodismo mendaz.
Las cárceles fueron objeto de especial atención a lo largo del proceso subversivo anti-peruano. El rescate de presos por terrorismo más sonado, no el único, fue en Ayacucho el 3 de marzo de 1982, 70 subversivos huyeron de cárcel, y más de 300 presos comunes.

Tal inseguridad en tan temprana etapa del terrorismo, generó en 1983 la decisión de concentrar a los procesados y sentenciados por terrorismo, en cárceles de Lima, y se reabrió el penal de la isla El Frontón.

Para 1986 el edificio de la isla ya estaba íntegramente modificado por los subversivos, gracias a los funcionarios estatales que por medrosidad o colaboracionismo les cedían privilegios. La isla estaba prácticamente dividida en dos porciones jurisdiccionales, en una permanecían los guardias, el personal a cargo de las cárceles (INPE) y los presos comunes; en la otra estaban los presos por terrorismo, sin control ninguno sobre sus visitas.

El 18 de junio de 1986, algo más de 150 presos por terrorismo (no se tenía control exacto sobre el número de internos), tomaron 3 policías de rehenes, capturaron sus armas, se mataron entre ellos para el control del pabellón. En las primeras horas del 19 de junio produjeron 3 muertos a la Marina de Guerra, así como 20 heridos de gravedad.

Masacre no pudo haber habido en El Frontón, porque los presos por terrorismo estaban muy bien armados y pertrechados. No eran indefensos, estaban levantados en armas. Tampoco hubo la alegada y mendaz masacre, porque 34 presos se rindieron, se les respetó sus vidas y hoy caminan gozando de plena libertad.

En contraste a esos 34 terroristas, más de 30 marinos que combatieron hace 31 años en El Frontón, continúan siendo procesados penalmente, con sus propiedades embargadas, con dificultades para encontrar trabajo en el extranjero y aquí, porque están impedidos de salir del país y en el certificado de antecedentes consta que son procesados por asesinato.

En ese contexto, indigna la resolución de los 4 magistrados del Tribunal Constitucional, que modifica una sentencia que protegía los derechos fundamentales de unos 20 de esos marinos procesados. Resolución inconstitucional que poco honra la memoria de tantos jueces y fiscales asesinados por la horda terrorista, que tanto daño hizo y sigue haciendo en nuestra Patria. Blog (colección artículos publicados en La Razón): http://sergiotapiatapia.blogspot.com/
—————