logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Mi amigo coreano

24 Oct. 2017

Mi amigo  coreano

Por: Francisco Diez-Canseco Távara

Hace algunas horas me enteré que, en forma súbita, falleciò un dilecto amigo mío de toda la vida, gran propulsor de la industria química en Corea del Sur y luego de la energía solar en el mundo y considerado uno de los más importantes empresarios de ese país.

De Soo Young Lee aprendí muchas cosas en el curso de una amistad que se enhebró desde nuestro intento para instalar una fábrica en el Perú, con una inversión enorme que hubiera dado empleo a miles de peruanos, y que fue frustrada por un poderoso lobby mercantilista.

El conglomerado que él dirigió hasta hace unos días creció espectacularmente en los últimos 40 años, porque lo pude apreciar en todo ese tiempo, siempre mantuvo la creatividad, la disciplina y la austeridad que han sido, por lo demás, distintivos de la expansión de Corea del Sur en los últimos 50 años.

Lo cual no era óbice para que un líder empresarial global tan ocupado no pudiera dedicar tiempo para dar consejos a sus amigos o a mis hijos, como cuando invitó a uno de ellos para que fuera su asistente personal y luego su embajador en América Latina.

A través de su visión pude entender mejor el crecimiento de su país basado en un excelente esquema de la relación entre empresarios y trabajadores que él trazó en su calidad de Presidente de la Federación de Empleadores de su país durante 6 años.

Patrón de las artes, convirtió, bajo la dirección de su esposa, su casa del centro de Seúl en un extraordinario museo de arte moderno destinado a promover las obras de artistas jóvenes coreanos. E impulsó, como Presidente de la Unión Coreana de Patinaje durante 15 años, este deporte convirtiendo a su nación en un líder en la materia y sede de la próxima Olimpíada de Invierno el 2018.

Extrañaré, sin duda, los diálogos con mi amigo Soo Young y recordaré las anécdotas de 40 años de amistad, como su visita al Cuzco y Macchu Picchu en compañía de su esposa o la noche memorable en Nueva York en que nos quedamos conversando sobre temas políticos hasta el día siguiente.

Pero quedará siempre el recuerdo del amigo de verdad, de esos que se cuentan con los dedos de la mano. Descansa en paz, Soo Young.(*) Presidente del Consejo por la Paz / Presidente de Perú Naciòn