logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Nada han olvidado, nada han aprendido

10 Jul. 2017

Nada han olvidado, nada han aprendido

Por: Francisco Diez-Canseco Távara

La reciente elección interna del Partido Aprista ha puesto en evidencia, una vez más, que sus dirigentes nada han olvidado y nada han aprendido,tal como lo dijo el político francés Talleyrand sobre los Borbòn cuando estos recuperaron brevemente el Poder después de perderlo como consecuencia de la Revolución Francesa de 1789.

Lo ocurrido en la reciente elección del PAP parece ser una réplica de lo que pasó en la convención presidencial partidaria de 1979 en la cual, bajo la mano diestra del Secretario de Organización, Alan García, se le hizo un fraude escandaloso a Andrés Townsend para favorecer la candidatura de Armando Villanueva.

Townsend en la propia opinión de don Fernando Belaúnde Terry hubiera ganado la elección presidencial de 1980 y Villanueva no tenía posibilidad alguna. El cambio de delegados y la invención de delegaciones “funcionales” voltearon una elección interna que cambio el curso de la historia del Perú y abrió el paso para que García encabezara el peor gobierno del cual tenemos registro en 1985.

Hoy se repite este esquema lamentable en un partido como el APRA originalmente forjado por líderes de la probidad de Haya de la Torre y Manuel Seoane que,como Townsend,entregaron su vida a la lucha por la justicia social, el establecimiento de una democracia estable y la eliminación de la corrupción.

Como ocurre con otros partidos tradicionales, el Partido Aprista se ha convertido en el vehículo electoral de García y de la cúpula que lo acompaña y apoya.

El manejo de los comicios internos que comentamos refleja obviamente que García ya no tiene mayoría en ese partido y que no le ha quedado otra alternativa que la manipulación a la que está acostumbrado para mantener el manejo de su maquinaria electoral.

Lo cual confirma que necesitamos una revolución pacífica en el Perú que, entre otras muchas cosas elimine estos liderazgos cuyo objetivo final es satisfacer ambiciones personales y genere un nuevo tipo de política que esté realmente al servicio del país. (*) Presidente de Perú Nación/Presidente del Consejo por Paz