logo La Razón
El diario de todos los peruanos
Opinión

Necesaria radiografía del conflicto magisterial

22 Aug. 2017

Necesaria radiografía del conflicto magisterial

Por: Jorge Rochabrunt Gamarra

En medio de una huelga que pone en peligro el año escolar para millones de alumnos de las escuelas públicas en casi la mitad del territorio, es importante comenzar a buscar los puntos críticos que requieren algo más que una solución laboral remunerativa. Así mañana se anuncie una solución a la huelga, no se estará anunciando una solución al problema educativo del país. Quiero resumir mi posición en estos 6 puntos:

Primero, es importante entender que una evaluación de desempeño requiere que el evaluado sepa no sólo que se espera de su desempeño, con indicadores muy claros para medir y metas claras para determinar el tamaño de su esfuerzo en el tiempo, sino que además el evaluado debe recibir oportunamente las herramientas y condiciones para poder responder a ese mandato. Pero cuando escuchamos que los maestros viven en condiciones de extrema pobreza, en territorios carentes de toda condición de servicios públicos y con sueldos de mil doscientos soles promedio, entonces es claro que la relación entre mandato recibido y capacidades existentes para cumplirlo, es fundamental.

Segundo, el concepto clasista de los gremios magisteriales impone una restricción a una relación de mutuo desarrollo. Ellos son principalmente los “trabajadores” de la educación peruana, no son los maestros, no los profesores, no los directores, no los líderes de la educación. Por lo tanto, su propia visión y autodeterminación es la de un empleado público que trabaja por una remuneración, no la de un sector profesional clave.

Esa visión, determinada por su ideología sindical histórica, lleva la discusión a un pliego de reclamos salariales, a una negociación por rama, no a un profesional clave de la administración pública sobre un sistema fundamental para la competitividad y sosteniblidad del país. Pero mientras ellos sigan viviendo en las condiciones actuales que sostienen esta visión clasista de su organización gremial, no hay forma en verdad que les exijamos una visión de sí mismos y del país, diferente a lo actual. Es un problema sistémico, no sectorial y así debe ser tratado.

Tercero, las soluciones de infraestructura educativa no son tratadas con imaginación y deseos de hacer competitiva la inversión pública para reducir costos y mejorar la inversión en capital humano. Mientras se siga pensando en ladrillo y cemento sobre-valorados y en otras infraestructuras poco competitivas, no podemos pensar en trasladar esas mejoras de costos de infraestructura a mejorar los ingresos de los maestros. Eso pasa por mirar los ratios entre gasto administrativo versus gasto educativo.

Cuarto, sería mejor que el Acuerdo Nacional y el Consejo Nacional de Competitividad se centren esencialmente en el desarrollo de políticas y estrategias para la educación y la salud del país. Es un esfuerzo de priorización. Todo es importante, pero no todo es urgente. Lo urgente, es trabajar en lo más importante primero. Eso implica realmente, subir el ratio de inversión pública en educación y salud.

Quinto, mirar qué hace la Derrama Magisterial en beneficio de los profesores inscritos y saber si realmente ellos son los que han venido financiando la huelga. Esto puede ser un chisme político o una realidad preocupante, porque para eso no fue creado el sistema de la Derrama. En todo caso, sería mejor construir un puente de coordinación con este sistema.

Sexto, necesitamos una radiografía pública de cuál es la real situación del magisterio, en términos económicos, sociales, ambientales, y culturales: dónde están, cuántos son, cómo viven, cuáles son sus reales necesidades, cuáles son los “gaps” en cada provincia del Perú, cuál es el árbol de problemas del magisterio, para que no se imponga ni la auto-victimización con fines políticos ni el ocultamiento del problema, también con fines políticos. Es decir, ni los sindicatos ni el gobierno, deben ocultar la realidad, por sus respectivos intereses.
Rochabrunt.pe